+2.400 tratamientos iniciados

+15.000 familias ayudadas

+3,8M de lectores/as

Adicción a la cocaína
Adicciones

Adicción a la cocaína

adiccion a la cocaina

La adicción a la cocaína engloba a los síntomas y señales producidas por la intoxicación, periódica o crónica, por el consumo de esa droga. La cocaína es el alcaloide que se extrae de la hoja de la planta de coca, originario de América del Sur. Actúa como un potente estimulante del sistema nervioso central.

Hay que comprender que consumir cocaína no implica necesariamente haber desarrollado adicción a esta sustancia. Existen diferentes clasificaciones de conductas en relación con hábitos psicoactivos, que van desde el consumo esporádico hasta la adicción propiamente, pasando por la dependencia, el abuso y el consumo problemático.

Indicios de la adicción

Señales para detectar la adicción a la cocaína

Los efectos de la cocaína sobre el sistema nervioso central producen cambios en el comportamiento y el estado de ánimo de la persona. Los principales signos de consumo de esta droga son:

  • Pensar con frecuencia durante el día en consumir cocaína, incluso de forma obsesiva
  • Asociar los momentos «más felices» y de mayor alegría al consumo de cocaína
  • Usar la cocaína para superar barreras emocionales para relacionarse o para soportar momentos difíciles
  • Necesitar de la «energía» que reporta el consumo para trabajar, estudiar, aguantar la rutina…
  • Ser incapaz, o resultar muy difícil, negarse a una invitación a consumir
  • Rodearse de personas que consumen cocaína o acudir a sitios donde el consumo es habitual porque la persona se siente más integradas
  • Ocultar el consumo a algunas personas por vergüenza
  • Invertir una suma importante de mi dinero en comprar cocaína, incluso por arriba de las posibilidades económicas (endeudarse)
  • Tener problemas familiares por las deudas generadas por el consumo
  • Negarse a reconocer que existe una enfermedad y asegurar que se controla el consumo, y no que el hábito nos controla
  • Reaccionar cada vez con más hipersensibilidad frente a comentarios, críticas, sugerencias, discusiones…
  • Cuando no consume, sentir un vacío y falta de alegría que busca llenar con los estímulos de la sustancia
  • Sentir depresión el día después de consumir o incluso en los períodos del día en que no se consume
  • Mentir cada vez con más frecuencia, ser deshonesta, robar…
Efectos de la cocaína

Efectos del consumo de cocaína

En el corto plazo, es decir, en los primeros consumos, la cocaína genera:

  • Sensación de euforia y alegría extrema
  • Mayor energía
  • La persona se vuelve más sensible a los estímulos (hipersensibilidad)
  • Puede tener sentimientos paranoicos hacia los demás
  • Se muestra más irritable

Con el paso del tiempo, luego de repetidos consumos, el cuerpo comienza a adaptarse a la sustancia, y los efectos comienzan a agravarse:

  • Sentimiento de intranquilidad e inquietud
  • El ritmo cardíaco se acelera
  • Sube la temperatura corporal
  • Temblores o espasmos
  • Las pupilas se dilatan
  • Dependiendo de cómo se consuma, puede perderse el olfato, tener problemas intestinales, hemorragias nasales
  • Fatiga y depresión
  • Sueños desagradables al dormir
  • Pensar con lentitud cuando no se consume
¿Por qué es tan adictiva?

¿Por qué genera adicción tan rápidamente la cocaína?

En un estado normal, la dopamina que sale de la neurona se recicla en la misma y cierra la señal entre neuronas, disminuyendo consecuentemente la sensación de euforia. Cuando la persona consume cocaína, esta droga impide el reciclaje al estimular la liberación de grandes cantidades de dopamina, que se acumula en el espacio intraneuronal alterando la comunicación «normal» entre éstas.

Así se consigue el estado eufórico, el subidón. Pero cuando por fin se recicla, la cantidad acumulada ha sentado un precedente para conseguir la recompensa. Este circuito pierde sensibilidad de respuesta frente al neurotransmisor dopamina. Y, para conseguir ese estado anímico, la persona deberá consumir cada vez más sustancia y con mayor frecuencia para «saciar» la abstinencia.

Entre los efectos que la convierten en una droga tan reclamada, encontramos una sensación pasajera de alegría, la impresión de tener una mayor capacidad física y mental. Se trata, claro está, de sensaciones falsas que reportan un aparente bienestar pero que  van desapareciendo en breve después del consumo de esta sustancia. En el intento por mantener este estado ilusorio la persona consumidora genera una dependencia cada vez mayor a la cocaína: una adicción. 

Formas de consumo y peligro de sobredosis

Formas de consumo y peligro de sobredosis

Para la persona que consume coca será muy difícil predecir hasta dónde volverá a tener deseos de consumir: sus efectos son extremadamente adictivos. El cerebro se acostumbra rápidamente a la dosis, por lo cual es normal que se necesite cada vez más. Ahí empiezan a manifestarse los síntomas propios de la dependencia a la coca: obsesión, psicosis, pérdida de memoria, falta de concentración, irritabilidad, entre otras

Las personas que sufren adicción a la cocaína pueden consumir esta droga de diferentes formas:

La sobredosis de cocaína se produce cuando la persona consume por encima de lo que su organismo puede tolerar, provocando así reacciones graves o, incluso, la muerte. El peligro radica en que la sobredosis puede darse siendo consumidor/a de larga data o en la primera vez. Es algo impredecible, incluso cuando no es intencional.

Resulta especialmente peligroso el consumo (tanto por sus efectos como por el riesgo de sobredosis por descontrol) cuando se mezcla con otras drogas, lo cual es habitual. Por ejemplo, quienes consumen cocaína también suelen beber alcohol, con consecuencias graves para la salud. Hay quienes también la combinan con heroína, un cóctel mortal.

La sobredosis por cocaína se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Ataques al corazón
  • Frecuencia cardíaca irregular
  • Embolia cerebral
  • Dificultad para respirar
  • Convulsiones y agitación
  • Ansiedad y alucinaciones
  • Presión arterial y temperatura corporal en aumento
Consecuencias para la salud

Consecuencias del consumo de cocaína

Los principales problemas de salud física y mental asociados a esta dependencia, son:

  • Síndrome coronario agudo, la complicación cardiovascular más frecuente por el consumo de cocaína en personas de todas las edades
  • Arritmias cardíacas, bradicardias, taquicardias
  • Cardiomiopatías
  • Dolores de cabeza, que pueden deberse a los efectos neurológicos de la droga o a las infecciones localizadas como la sinusitis, provocada por la inflamación del tabique nasal
  • Accidentes vasculares cerebrales isquémicos o hemorrágicos
  • Malformaciones cerebrales
  • Convulsiones tras el consumo
  • Perforación del tabique nasal y del paladar cuando la cocaína es esnifada
  • Pulmón de crack”, que es la afección de este órgano en aquellas personas que fuman cocaína
  • Daño de los riñones por el efecto vasoconstrictor de la cocaína
  • Alteraciones digestivas leves, como diarreas o vómitos
  • Alteraciones digestivas graves, como úlceras
  • Toxicidad muscular por isquemia
  • Alteraciones oculares
  • Aborto o muerte fetal en mujeres embarazadas que consumen
  • Trastornos psicóticos: alucinaciones vívidas de tipo auditivo y visual que se presentan de forma inmediata al consumo de cocaína.
  • Otros trastornos mentales: trastornos de personalidad antisocial, afectivos, ansiedad, alcoholismo…
Cómo ayudar a un familiar adicto

La familia de las personas adictas a la cocaína y cómo ayudar

Convivir con una realidad tan problemática como la que representa la adicción a la coca resulta realmente difícil, sobre todo si se pretende ayudar a la persona que sufre de adicción a la cocaína. Esta enfermedad desprovee a la persona de voluntad, la encierra en un laberinto de dependencia, donde sólo puede sobrevivir consumiendo a costa de su salud mental y física (el deterioro del consumo es inevitable).

Así, se resiente no sólo su conducta y sus relaciones personales, sino también su bolsillo, ya que debe costear una adicción cara. Esto también fuerza escenarios de deshonestidad: robo a familiares, en el trabajo, deudas…

El primer paso que deben emprender quienes quieren buscar una salida a la cárcel de la adicción de su familiar, consiste en informarse con profesionales

Ante esta triste realidad, el entorno familiar de la persona adicta se llena de desconfianza, impotencia e impaciencia.  Para muchos de sus miembros es verdaderamente complicado sostener una vida “normal” con su familiar, preso de esta sustancia. La estructura se resiente y rápidamente se manifiesta el desequilibrio.

Lamentablemente, no existen soluciones rápidas y milagrosas para ninguna adicción. En concreto, no existe una vacuna para la cocaína o medicamentos mágicosLos tratamientos de desintoxicación de la cocaína siempre deben ir acompañados de terapias psicológicas.

El primer paso que deben emprender quienes quieren buscar una salida a la cárcel de la adicción de su familiar consiste en informarse con profesionales. La inexperiencia y la desinformación son los peores enemigos, pues conducen a tomar decisiones inconvenientes y perjudiciales para tratar la enfermedad de nuestro familiar. Incluso, la que podemos padecer como familiares de una persona con adicción: codependencia.

La adicción a la cocaína se supera con la ayuda adecuada.

Está comprobado es que el entorno afectivo de éste es clave para encontrar una salida. La desinformación sobre los mecanismos que actúan en la adicción a al cocaína pueden llevarnos a frenar una evolución favorable en la recuperación. O bien a pronunciar más la conducta destructiva de la persona adicta.

Realiza tu Auto-Test de adicción a la Cocaína ↓

Índice de este página