Red Nacional de Apoyo y Soluciones para Adicciones

100% discreción. Tel GRATUITO.


900 525 727

Centro de desintoxicación para dejar la cocaína

Categoría: Adicción, Tratamientos
Artículo actualizado:
Publicado:
Home Blog Adicción Tratamientos Centro de desintoxicación para dejar la cocaína
Centro de desintoxicación para la cocaína

Todo lo que debes saber sobre las clínicas para desintoxicarte

Sobre el autor o la autora de las respuestas de este contenido:

Equipo adictalia
Equipo Adictalia
Multidisciplinar en Adictalia SLU | comunicacion@adictalia.es | + artículos

Foto: Tima Miroshnichenko

Un centro de desintoxicación de cocaína es una residencia donde la persona adicta a esta sustancia ingresa por un tiempo determinado en un régimen 24/7. El objetivo principal del tratamiento en estas clínicas, que pueden ser públicas o privadas, consiste en eliminar la droga del organismo y dar los primeros pasos hacia la deshabituación del impulso de consumir.

La cocaína es una de las sustancias adictivas ilegales más consumidas en España, junto con el cannabis. Actúa como un estimulante poderoso del sistema nervioso central y su capacidad adictiva la sitúa entre las drogas más peligrosas. Sus efectos son:

  • Exitación a nivel motor y de actividad;
  • Cambios emocionales que pueden derivar en ansiedad;
  • La persona experimenta, al principio, mayores capacidades de atención y concentración, lo cual conforma un efecto pasajero
  • El ritmo cardíaco, respiratorio  y la presión arterial aumentan, lo cual puede derivar en patologías y crisis cardíacas y respiratorias.

Las consecuencias a corto y medio plazo van desde la propia adicción (la incapacidad de controlar el impulso por consumir), hasta diferentes patologías. Entre las enfermedades asociadas a la adicción a la cocaína, están:

  • Problemas cardiovasculares y neuronales, como infartos y derrames cerebrales;
  • Cambios abruptos del estado de ánimo, desde nerviosismo a depresión;
  • Trastornos psíquicos, como paranoia, delirios de grandeza
  • Cuadros de psicosis y esquizofrenia
  • Complicaciones gastrointestinales
  • Daños en el sistema circulatorio
  • Deterioro del tabique nasal y la fosas nazales (derrames, deformación, perforación)
  • Impotencia
  • Paranoia
  • Alucinaciones

La demanda de tratamiento en centros de desintoxicación de cocaína es creciente, a tono con la escalada en el consumo de esta sustancia. Su uso está relacionado principalmente con momentos recreativos, pues sus efectos permiten aguantar con energía durante toda la noche de fiesta. Pero también se relaciona con ambientes laborales demasiado exigentes y estresantes, que demandan un ritmo frenético de trabajo.

Aviso de Adictalia

Puedes salir de la adicción a la coca

Te llamamos y ofrecemos un tratamiento a tu medida o la de tu familiar (solo para España).

    ¿Cuanto dura un tratamiento para dejar la cocaína en un centro de desintoxicación?

    Un tratamiento en un centro de desintoxicación de cocaína puede variar entre un mes y un año, dependiendo del grado de adicción y el perfil de la persona. La mayoría de las clínicas de adicciones de España, por no decir todas, reciben pacientes con dependencia a esta sustancia. Aunque la diversidad de tratamientos y costes varía considerablemente.

    Entonces, ¿cuál es el centro de desintoxicación de cocaína que necesita mi familiar?

    En Adictalia, la mayor Red de centros de desintoxicación de cocaína y otras sustancias de España, un equipo terapéutico especializado estudia, sin compromiso, cada caso de forma individualizada. A partir de este análisis deriva a la persona a la clínica que más se adapte a sus necesidades terapéuticas y familiares, y a sus posibilidades económicas.


    Dentro del sector privado, nos encontramos con un universo variopinto de clínicas y centros de desintoxicación de cocaína, tanto en cuanto a tipo de tratamiento e instalaciones, como a precios.


    Existe una gran diversidad de centros de desintoxicación de cocaína. El sistema público cuenta con unidades gratuitas para tratar la drogodependencia a partir de la derivación del médico de cabecera o especialista. Pero lo cierto es que los recursos estatales son limitados y las colas de espera se encuentran abarrotadas, lo cual resulta inconveniente para una persona que requiere tratar una adicción tan fuerte y destructiva de manera inmediata. Es decir, no puede esperar 6 meses a que le asignen plaza.

    Dentro del sector privado, nos encontramos con un universo variopinto de clínicas y centros de desintoxicación de cocaína, tanto en cuanto a tipo de tratamiento e instalaciones, como a precios. Este último factor depende de las prestaciones que ofrezca la residencia terapéutica: presencia más o menos frecuente y personalizada del equipo médico y terapéutico, diversidad de actividades, nivel de instalaciones, ubicación geográfica

    En cuanto a precios de centros de desintoxicación de cocaína, se detectan tres franjas:

    • la económica, que va desde los 500 a los 2.000 euros mensuales;
    • la inter-media, que asciende hasta los 6.000 euros por mes,
    • y la delux, que puede llegar hasta los 15.000 euros. Por debajo de estos costes encontramos Fundaciones y ONG.

    ¿Cómo se trata el síndrome de abstinencia en un centro de desintoxicación de la cocaína?

    Cuando la persona entra por la puerta del centro de desintoxicación de cocaína, recibe las pautas de convivencia que deberá seguir. Esto resulta fundamental para que la persona devuelva organización y capacidad de planificación a su vida, dos aspectos que se suelen perder en una adicción. Las clínicas suelen aplicar disciplinas de premio y castigo para el cumplimiento de estos regímenes.

    Cada centro de desintoxicación de cocaína aplica sus propios métodos terapéuticos. Sin embargo, en todos se buscará proporcionar medicación para estabilizar a nivel neuronal y funcional a la persona, quien, al cortar de forma abrupta con el consumo, suele sufrir síndrome de abstinencia o “mono”, como se le conoce popularmente. Se trata de un conjunto de síntomas que sufre el organismo al dejar de recibir las dosis de cocaína a las que estaba acostumbrado.

    Entre los síntomas del síndrome de abstinencia a la cocaína, se cuentan:

    • Irritabilidad
    • Somniolencia
    • Depresión
    • Paranoia
    • Sensaciones de molestia general en el cuerpo

    Paralelamente a la estabilización y luego de limpiar al cuerpo de la sustancia, la persona acude a terapias grupales e individuales para conseguir romper con el hábito del consumo. La técnica más empleada en los centros de desintoxicación de cocaína es la cognitivo-conductual. Consiste en que la persona identifique pensamientos, emociones y creencias que le llevaban a consumir, para replantearlas y romper con ellas. Al tiempo que incorpora herramientas para afrontar contingencias, es decir, para gestionar aquellas situaciones de la vida cotidiana que representan un estímulo para consumir.

    Las terapias de grupo conforman un espacio fundamental que ha demostrado grandes resultados en el tratamiento de dependencias en todo el mundo. Guiadas por terapeutas, estas dinámicas funcionan como sistemas de espejos, donde las personas se ven reflejadas en los testimonios del resto de asistentes e impelidas a recongifurar los sistemas de creencias que reforzaban sus hábitos adictivos.


    Guiadas por terapeutas, las terapias de grupo funcionan como sistemas de espejos, donde las personas se ven reflejadas en los testimonios del resto de asistentes e impelidas a recongifurar los sistemas de creencias que reforzaban sus hábitos adictivos.


    Los centros de desintoxicación de cocaína ofrecen, además, actividades recreativas y educativas que permiten a las personas encontrar estímulos saludables que les alejen del consumo. La diversidad, riqueza y frecuencia de estas actividades dependerá del tipo de centro en función de las franjas de precios expuestas más arriba en este artículo. Este factor también condiciona el acompañamiento terapéutico, pues no es lo mismo tener presencia de personal médico, psiquiátrico y psicológico varias veces por semana que cada 15 días.

    No obstante, el tipo de centro ideal para alguien adicto a la cocaína responde a otros aspectos, más allá del precio, relacionados con las características de cada persona. Es posible que esta requiera un tratamiento menos intensivo. O que deba marcharse de su lugar de origen para romper con el círculo de amistades y encontrarse aislado de todo recurso. O, sencillamente, que el coste del tratamiento que desea la familia sea excesivo y no pueda soportarlo, lo cual truncará las posibilidades de completar el tratamiento.

    Cada caso de adicción es un mundo y por eso, cuando se trata de ingresar en un centro de desintoxicación de cocaína, en Adictalia realizamos un estudio pormenorizado de la situación de tu familiar. Tanto el análisis como la derivación a centros es completamente gratuita para la persona.


    ¿Quieres informarte y seguir aprendiendo sobre el mundo de las adicciones? ¡Síguenos!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El teléfono NO es obligatorio. Sólo si necesitas que te llamemos.

    Artículos relacionados

    ¿Cuánto influye la genética en las adicciones?

    Estas son las posibilidades de que tu ADN te predisponga a desarrollar adicción

    Las madres de Marta y Cristina son hermanas. Desde pequeñas se han mantenido muy unidas. Tanto, que dieron a luz a ambas hijas con una diferencia de meses, porque así lo habían soñado siempre. Y siempre hicieron lo posible por que ambas familias vivieran unidas: se mudaron a casas muy cercanas, programaban fines de semana de convivencia, hasta vacaciones enteras, y cada día hablaban una hora por teléfono. 

    Sus hijas, las primas Marta y Cristina se criaron así en el mismo barrio, frecuentaban el mismo grupo de amistades, fueron al mismo colegio, a la misma clase, escuchaban la misma música, compartían vestuario y, prácticamente, respiraban el mismo aire. Por si esto fuera poco, presentaban un parecido sorprendente, por el que las confundían a menudo como mellizas

    Esto fue así desde muy pequeñas hasta que entraron en la edad adulta, cuando se produjo un punto de inflexión. Cuando ingresaron en la facultad de Periodismo empezaron ambas a ‘tontear’ con los porros. Primero, en fiestas los fines de semana, después en ratos libres y entre clases. Entonces sus caminos se dividieron: Marta dejó de fumar después de un mal viaje, pero Cristina no pudo parar. Hoy se encuentra en un centro de desintoxicación de Madrid tratando una adicción grave al cannabis. Marta va a visitarla cada vez que puede.

    Pese a tener vidas muy similares, Marta y Cristina reaccionaron de forma muy diferente a la sustancia. Es decir, demostraron una diferente vulnerabilidad a desarrollar adicción. ¿Por qué? La respuesta puede estar, en gran medida, en la genética.

    ADICCIÓN, UNA ENFERMEDAD MULTIFACTORIAL

    Antes conviene aclarar que la adicción es una enfermedad multifactorial, multidimensional. Esto significa que es un error grueso atribuir su causa a un solo motivo; depende de la interacción de múltiples factores: biológicos, psicológicos, ambientales (si sus progenitores consumían, si frecuentaba amistades que lo hacían, si tenía menos herramientas para enfrentar dificultades emocionales…).

    Dicho esto, las investigaciones apuntan en la dirección de darle un papel destacado a la genética en la probabilidad de desarrollar adicción. Los genes son cadenas de ADN que determinan cómo funciona nuestro organismo, desde las reacciones más básicas hasta el tipo de respuesta que tenemos a una sustancia. Lo increíble es que el 99,9 por ciento del genoma humano es idéntico en todas las personas, pero ese solo 0,1 por ciento basta para que presentemos las diferencias físicas, fisiológicas y conductuales que hacen de la humanidad tan diversa.

    En ese porcentaje que determina las diferencias entre las personas se encuentra la predisposición a desarrollar adicción. Los estudios difieren en cuanto al porcentaje de responsabilidad que responde a la genética, lo cual también depende del tipo de sustancia. Sin embargo, coinciden en que este aspecto interviene en un 40 a 60 por ciento, y se potencia cuando interactúa con otros factores.

    Esto significa que una persona cuya madre o padre sufren problemas de alcoholismo tiene hasta un 50 por ciento de probabilidades de desarrollar esta enfermedad. Pero si además presenta las alteraciones en sus genes que determinan una susceptibilidad al etanol, las probabilidades aumentan. Es decir, que será más vulnerable que otra cuyos genes no posean esas características que la hacen susceptible a la sustancia psicoactiva que contiene el alcohol y que, sin embargo, se han criado en las mismas condiciones.

    Incluso, independientemente de si sus progenitores son alcohólicos, una persona puede tener más probabilidades de desarrollar esta enfermedad si sus genes la hacen más susceptible al etanol. Es decir, incluso cuando sus padres han vivido una vida sin adicciones.

    [noticias frase=»vacuna»]

    LA PERSONA ADICTA, ¿NACE O SE HACE?

    Algunos de los resultados que atribuyen un lugar destacado a la genética en las probabilidades de sufrir adicción se han obtenido en estudios que analizaban pares de gemelos idénticos y mellizos con esta enfermedad. Las conclusiones indican que la predisposición a desarrollar esta patología es más fuerte en los primeros que en los segundos.

    En este sentido, es posible inducir que con la adicción “se nace” y también que la adicción “se hace” con las condiciones y experiencias de vida. Por tanto, dos personas con la misma mutación genética que las torna vulnerables a una sustancia pueden seguir destinos muy dispares en cuanto a desarrollar dependencia si sus características psicológicas y ambientales difieren.

    Ahí radica el motivo por el cual algunas políticas públicas y las recomendaciones expertas destacan la importancia de ofrecer actividades saludables a las poblaciones. Practicar deporte, por ejemplo, puede disminuir el impulso a consumir sustancias, más allá de nuestra predisposición genética. Ocurre lo mismo con las relaciones: hay estudios que demuestran que los animales dentro de una misma jaula tienden a imitar conductas entre sí. Por tanto, frecuentar ambientes donde el consumo está normalizado, y hasta reivindicado, puede incidir –siempre en interacción con los otros factores mencionados– para caer más fácilmente en la trampa de la adicción.

    Los genes son responsables, entre otras cosas, de cómo el cerebro reacciona frente a los estímulos que recibe del exterior, en este caso, las drogas. Así, pueden provocar que una persona experimente un mayor placer que otras al consumir cocaína u otra sustancia. Esto condicionará a sus sistemas del deseo (la dopamina) y de recompensa –encargados de asegurar que volvamos a conductas que nos proporcionaron “bienestar”– a repetir el consumo, de forma más contundente que en otros individuos. Es decir: que la predispondrán a consumir y, por tanto, tendrá más probabilidad de desarrollar dependencia y adicción por exceso de ingesta.

    En el caso específico del alcohol, el etanol actúa sobre proteínas en el cerebro. Entre ellas, los receptores de neurotransmisores, que son las moléculas encargadas de comunicar la información que nos hace sentir y pensar. En concreto, al consumir alcohol intervienen los sistemas de neurotransmisores opioide, cannabinoide, serotoninérgico, GABAérgico y dopaminérgico, los cuales despiertan diferentes efectos. Los genes determinan de qué forma los receptores de estos neurotransmisores se comportan ante la presencia de etanol, es decir: si son más o menos vulnerables a la sustancia.

    También puede ocurrir que los genes definen el metabolismo de una sustancia, como ocurre asimismo con el etanol. En este sentido, los genes pueden determinar que su cuerpo no procese y metabolice el alcohol con la misma “eficacia” que otras personas y, por tanto, que la persona sea más vulnerable al químico. Esta vulnerabilidad implica que los efectos psicoactivos del etanol, lo que sentimos cuando bebemos, se expresen con mayor facilidad. Como consecuencia, sus sistemas de recompensa y del deseo desarrollarán tolerancia y dependencia a la sustancia con más rapidez que en otros casos.

    Los genes pueden predisponer en un 50 por ciento a la persona a ser más susceptible al etanol que la media. Foto de Andrey Zvyagintsev en Unsplash

    GENES Y SALUD MENTAL

    Por otra parte, la genética también determina el desarrollo de otros trastornos mentales. Existe conexión entre las variaciones de genes observadas en grupos de personas y la manifestación en estas de alteraciones psicológicas, como pueden ser la depresión o la ansiedad

    Estas patologías mentales pueden fomentar el uso de sustancias para contrarrestar o compensar sus síntomas, y, por tanto, predisponer a la persona a desarrollar dependencia o adicción. En el ámbito clínico, la presencia de adicción y otro trastorno psicológico –es decir, la comorbilidad entre dos trastornos mentales–, se conoce como patología dual.

    Las diferentes tecnologías y métodos para estudiar el genoma buscan identificar, precisamente, la conexión entre las pequeñas variaciones en el ADN (que incluso pueden ser de una letra) y la presencia de enfermedades, como la adicción, la diabetes, el cáncer, en una muestra de población determinada. Si identifican que un grupo de personas que sufre, por ejemplo, hipertensión, presenta una misma alteración en un gen, entonces atribuyen a esa modificación una responsabilidad en la predisposición a generar la enfermedad. Esta información se aplica en el desarrollo de nuevos fármacos y métodos de intervención.

    Con todo, nunca la genética por sí sola garantizará que una persona sea adicta. Siempre intervendrán factores propios de la personalidad y del ambiente. Por eso se le atribuye tanta importancia al entorno en el que se desenvuelve cada sujeto/a, así como a sus experiencias de vida y comportamientos. 

    Convivir con personas adictas, sobre todo si se trata de padres o madres, puede contribuir como factor hereditario a desarrollar la enfermedad. Pero igualmente cierto que hacerlo y obtener fuera de casa recursos y herramientas para gestionar esa difícil situación, así como presentar rasgos psicológicos sólidos, integrar grupos de amistades saludables, forjar una personalidad segura y hacer deporte, pueden desalentar la influencia hereditaria y genética.

    LA EPIGENÉTICA Y LA ADICCIÓN

    La epigenética significa “por sobre” o “además de” de la genética. Es una disciplina que estudia los cambios que se producen en la expresión de los genes como consecuencia del entorno. En otras palabras, que la genética nos viene dada pero en parte puede variar con lo que vivimos. Si bien la información del ADN en las células del organismo de una persona es idéntica en todas ellas, hay algunas susceptibles a modificarse en función de los estímulos que reciben del exterior. Entre ellas, las células nerviosas y las epidérmicas.

    La información del ADN en estas células puede transformarse y enriquecerse por influjo del entorno. Con el transcurso de la vida, la persona frecuenta diferentes ambientes y toma diversas decisiones, lo cual influirá en la información que conforma su ADN. Incluso puede transmitir estas nuevas modificaciones a su descendencia. Este cambio provocado desde fuera influirá en su comportamiento, y también en el riesgo de sufrir adicción o responder de una forma u otra al tratamiento.

    En este sentido, si una persona fuma cannabis puede afectar al nivel de producción de proteínas cerebrales que intervienen en esa adicción y modificar la información correspondiente en su ADN. Con el tiempo, si tiene un hijo o una hija, quizá le herede esta información genética modificada y, por tanto, nazca una persona con mayor predisposición genética a desarrollar adicción. Eso sí, para que esta posibilidad se concrete, deberán confluir en la misma dirección el factor genético con el ambiental, el psicológico, el familiar y sociales. La genética per se no determina que una persona sea adicta.


    Categoría: Adicción
    Publicado:

    Leer más

    ¿Qué es la ‘mal llamada’ marihuana sintética?

    Un compuesto con efectos similares al cannabis pero más peligroso para la salud


    Artículo actualizado:
    Publicado:

    Leer más

    “Centros de Desintoxicación Precios”: la consulta más habitual entre quienes buscan clínicas por internet en España

    Te contamos el porqué del precio de las clínicas para tratar adicciones.


    Categoría: Adicción, Tratamientos
    Artículo actualizado:
    Publicado:

    Leer más

    Existe una solución para ti


    900 525 727