Red Nacional de Apoyo y Soluciones para Adicciones

100% discreción. Tel GRATUITO.


900 525 727

Consecuencias del alcohol: efectos físicos y psicológicos

Artículo actualizado:
Publicado:
Home Blog Entrevistas a especialistas Familiares de adictos Tratamientos Consecuencias del alcohol: efectos físicos y psicológicos
consecuencias del alcoholismo: efectos físicos y psicológicos

Cómo afecta el alcohol al cerebro, al resto del organismo y a la vida social

Sobre el autor o la autora de las respuestas de este contenido:

Vicepresidente segundo en | Web | + artículos

Hablar de las consecuencias del alcohol, tanto físicas, psicológicas como sociales, es una tarea compleja. Y es que, el impacto de una droga sobre la persona que la consume y su entorno depende de muchos factores, no sólo de la naturaleza de la sustancia en sí. Por tanto, afirmar que beber tanto alcohol provoca inexorablemente tal o cual efecto resulta desacertado y arbitrario.  

Los estudios, y en concreto los relacionados con la salud, miden la evolución de diferentes elementos sobre un determinado número de población en un contexto, para poder extraer en el tiempo patrones comunes. Estos patrones se transforman en datos que sirven para detectar una tendencia, antes que una probabilidad segura, de que ocurra algo.

En otras palabras: esta tendencia puede advertirnos de la posibilidad de que, siguiendo por una línea de conducta, pueda ocurrir determinado desenlace. Ahora bien, este desenlace estará sujeto a la historia, características individuales y entorno de cada persona. Por eso, en Adictalia insistimos en que cada caso de adicción es único.

En cuanto a los datos macros, destacan determinados patrones de consumo de alcohol en España:

  • Se trata de la sustancia psicoactiva más consumida por personas de entre 15 y 64 años.
  • La media de inicio del consumo es de 14 años.
  • Más del 70 por ciento de las personas entre 14 y 18 años había consumido en el último año.
  • Las personas mayores de 15 años consumen una media de 10 litros al año, sobre todo de cerveza.

Al adentrarse en las consecuencias físicas y psicológicas del consumo de alcohol, la cosa se complica más si el objetivo apunta en extraer conclusiones determinantes. Las personas solemos buscar respuestas inexorables que alivien la incertidumbre, pero la mayoría de los fenómenos, sobre todo relacionados con la salud, no funcionan así, no son matemáticos. 


Al adentrarse en las consecuencias físicas y psicológicas del consumo de alcohol, la cosa se complica si el objetivo apunta en extraer conclusiones determinantes. Las personas solemos buscar respuestas que alivien la incertidumbre, pero los fenómenos sobre la salud no son matemáticos.


Lo que sí se puede decir es que algunos aspectos clínicos muestran más evidencias científicas que otros. Pero siempre se estará hablando de tendencias y de que el consumo de alcohol es un factor que “influye” en provocar tal o cual efecto. No es determinante o único. Y es imposible aplicar a todas las personas por igual como si se tratasen de robot.

Para hablar sobre las consecuencias del alcohol: físicas y psicológicas, pero también las sociales, consultamos al psiquiatra y vicepresidente de Socidrogalcohol Hugo López Pelayo. Además, complmentamos sus respuestas con la información de la guía clínica del alcoholismo de esa organización científica.

¿CUÁLES SON LOS EFECTOS FÍSICOS Y PSICOLÓGICOS DEL ALCOHOL?

Consecuencias de beber más allá del alcoholismo

– ¿Qué diferencia un consumo de riesgo a un consumo perjudicial de alcohol?

– Es muy sencillo: el consumo de riesgo lo podemos comparar un poco con otros hábitos de vida que tenemos. Por ejemplo: hacer poco ejercicio físico, estar inactivo, tener una mala dieta, te pone en riesgo de tener problemas de salud en el futuro. Pero no quiere decir que en este momento los tengas. Con el consumo de riesgo de alcohol pasa lo mismo: cuando consumes alcohol siempre vas a tener un riesgo, cualquiera sea la cantidad.

A partir de ciertas cantidades, que las guías clínicas actuales dicen que son 20 gramos de alcohol en hombres y 10 gramos de alcohol en mujeres por día (o lo que es lo mismo, un par de cervezas en varones, una cerveza en mujeres), el riesgo de tener problemas de salud es mucho mayor. Entonces hablamos de consumo de alto riesgo. Por tanto, por debajo de 20 gramos y 10 gramos en hombres y mujeres, respectivamente, es de bajo riesgo. Por encima de esas cantidades pasa a considerarse de alto riesgo.  Esto sería comparable con otros problemas de hábitos poco saludables: mala dieta, falta de ejercicio

De las personas que tienen un consumo de riesgo, algunas de ellas tendrán problemas con el alcohol:

  • Multas de tráfico
  • Discusiones en la familia.
  • Tensión alta
  • Algún problema de salud derivado de su consumo de alcohol

Y, aún sabiendo que estos problemas derivan de su consumo, esas personas van a continuar consumiendo la sustancia en la misma cantidad y con la misma frecuencia. Entonces empezamos a hablar de un consumo perjudicial, porque te está dando problemas y tú, aun así, mantienes el consumo.

– ¿Qué se considera consumo excesivo de alcohol?

– Dentro del grupo de estas personas que tienen un consumo problemático, perjudicial, hay un extremo que es la adicción propiamente. Esta consiste en que la sustancia ha ganado tal predominancia en tu vida que te es muy difícil alejarte de ella. Te resulta muy difícil dejarla, pese a que te está generando muchos problemas en tu vida.

Afortunadamente, este grupo representa la minoría de personas. Es decir: hay mucha gente que tiene un consumo de riesgo, una ingesta que algún día le puede dar problemas de salud, y que rondaría el 10% o 15% de la población. Si hablamos de consumo problemático, esto es mucho más raro. Y si hablamos de adicción, es mucho más, incluso: los datos indican que en España alrededor del 1% de la población tiene un problema grave con el alcohol, una adicción.

– ¿Por qué el alcohol causa dependencia física y psicológica? ¿Cómo afecta el alcohol al cerebro?

– Por una parte, el alcohol actúa sobre el sistema de recompensa, que inicialmente te genera una apetencia inconsciente por este consumo. Cuando el hábito de ingesta se encuentra muy evolucionado, esto es, en las personas que acaban desarrollando una adicción, se produce un desequilibrio entre los neurotransmisores que relajan y excitan el cerebro. De manera que este órgano está en un estado continuo de excitación neuronal que solo cesa, se relaja, cuando ingieres alcohol.

Entonces pasamos de una primera fase donde el alcohol se consume más como recompensa, a una segunda frase en que lo estamos haciendo para aliviar una necesidad fisiológica y que se expresa como malestar por la ausencia de alcohol. Cuando estamos en esta segunda fase tan marcada empezamos a hablar de adicción.

– ¿Qué consecuencias físicas, sociales y psicológicas ocasiona la dependencia al alcohol?

– Teniendo en cuenta que provoca 3 millones de muertes en todo el mundo cada año y 200 enfermedades, el listado es un poco largo. El consumo de alcohol provoca problemas de todo tipo:

  • A nivel cardiovascular
  • A nivel hepático
  • A nivel de páncreas
  • El consumo de alcohol está relacionado con cánceres de esófago, estómago, laringe, faringe, lengua, boca, colon, mama…
  • Con accidentes de tráfico
  • Violencia
  • Accidentes laborales
  • Accidentes domésticos
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Demencia
consecuencias en la pareja de beber alcohol
La ingesta de alcohol, sobre todo en exceso, está relacionada con protagonizar violencias de todo tipo, incluida la de género.

CONSECUENCIAS FÍSICAS DE BEBER ALCOHOL EN EXCESO, PERO NO SÓLO…

La guía clínica basada en evidencia científica de Socidrogalcohol, la organización de la cual es vicepresidente Hugo López Pelayo, permite profundiza en el impacto sobre los planos psicológico y físico causado por el alcohol.

Así, entre las consecuencias para el organismo y las patologías asociadas asociadas al consumo de alcohol, se encuentran:

  • La intoxicación alcohólica, producida por el exceso de alcohol sobre los diferentes órganos. Comprende desde náuseas, vómitos , hasta taquicardia, vasodilatación que puede provocar hipotermia e hipotensión. Pero la depresión respiratoria quizá sea el mayor riesgo de este estado.
  • El síndrome de postintoxicación, conocido popularmente como resaca, se produce tras haber bebido en exceso y aparece cuando la concentración de la sustancia en la sangre empieza a disminuir paulatinamente hasta desaparecer. El organismo manifiesta una serie de síntomas que van desde el dolor de cabeza hasta los cambios de humor, pasando por dificultad para  concentrarse, náuseas, sed, vértigos y carencia de memoria.
  • Las consecuencias sobre el feto en mujeres embarazadas que beben, lo cual conlleva problemas neurofuncionales en sus hijos o hijas. 

Además, el consumo de alcohol se encuentra asociado a patologías como:

  • Patología cardiovascular, como la cardiomiopatía alcohólica, que consiste en una dilatación del ventrículo izquierdo, o las arritmias supraventriculares
  • Patología gastrointestinal, al afectar el alcohol al funcionamiento de los órganos digestivos y a su capacidad de absorción. Puede provocar diarrea por el aumento de la motilidad intestinal, entre otros factores.
  • Patología pancreática, como la pancreatitis aguda, una enfermedad necroinflamatoria y crónica. El dolor abdominal puede ir acompañado de febrícula, náuseas, vómitos, taquicardia.
  • Patologías hepáticas. Quizá sea la relación más estudiada la de ingesta de alcohol y desarrollo de enfermedades que afectan al hígado: desde la acumulación de grasa en el hígado a fibrosis progresiva, esteatosis o hígado graso alcohólico, carcinoma hepatocelular y cirrosis.
  • Patología neurológica. Al afectar al sistema nervioso central (SNC), el alcohol puede provocar desde la simple intoxicación de las neuronas con efectos cognitivos (y sus consecuentes riesgos) hasta demencia neurodegenerativa y otras afecciones crónicas del SNC.
  • Sistema endocrino y metabolismo. Provoca Cetoacidosis alcohólica (dolor del abdomen, deshidratación, deterioro del estado general de la persona); hipoglucemia (disminuye el nivel de consciencia, entre otros); la concentración de ácido úrico, que provoca artritis gotosa, entre otras; y eleva los triglicéridos y coadyuva a la malnutrición.
  • Aparato locomotor: el consumo de alcohol puede contribuir al desarrollo de Osteoporosis; necrosis muscular o miopatías. 
  • Sistema hematopoyético. Las personas con consumo agudo de alcohol pueden sufrir diversas manifestaciones hematológicas, como déficit de vitaminas, alteración de las plaquetas…
  • Patología oncológica. Se ha observado la relación entre el consumo de alcohol y el desarrollo de ciertos tumores

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS Y PSIQUIÁTRICAS DEL ALCOHOL

A nivel psiquiátrico, el consumo de alcohol puede desencadenar (y está asociado a) patologías como:

  • Episodios psicóticos transitorios: la alteración de la percepción entre 24 y 72 horas, generando impacto en la persona y en su entorno
  • Alucinosis alcohólica. Alucinaciones visuales y auditivas tras la ingesta excesiva de alcohol.
  • Trastornos de ansiedad. Este estado puede estar provocado por el consumo de alcohol o bien precederlo. Se ha observado una relación entre el consumo excesivo de alcohol y la aparición de estrés postraumático.
  • Esquizofrenia. Casi un cuarto de las personas diagnosticadas con esta enfermedad muestran problemas con el consumo de alcohol. Parece complicado saber si una cosa lleva a la otra, pero lo cierto es que la ingesta de esta sustancia en persona con esquizofrenia conlleva el aumento de actitudes violentas.
  • Trastorno bipolar. La comorbilidad (la manifestación conjunta o paralela de dos patologías) entre la bipolaridad y el consumo de alcohol es alta. 
  • Trastornos delirantes. Rumiación, sensación permanente de enfermedad y necesidades compulsivas de comprobarlo. Similar a la obsesión pero donde intervienen ideas más extravagantes.
  • Trastornos de la personalidad. Inestabilidad emocional y conductas antisociales.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Las personas con TDAH resultan más vulnerables a caer en el consumo compulsivo de alcohol y otros tóxicos.
  • Trastornos de la alimentación. Se ha observado comorbilidad entre personas que sufren anorexia y bulimia y consumo excesivo de alcohol.
  • Trastorno por dependencia de alcohol, depresión y suicidio. Existe una fuerte relación entre los problemas en los estados de ánimo y el consumo de alcohol. 
  • Delirium Tremens : Consulta este Artículo

EFECTOS SOCIALES DEL CONSUMO DE ALCOHOL

En el ámbito interpersonal y social, consumir alcohol, sobre todo en exceso, induce también a protagonizar:

  • Conflictos laborales, absentismo, pérdida de empleo 
  • Lesiones no intencionales, como caerse,  quemarse y provocar accidentes de tráfico o incendios.
  • Lesiones intencionales
    • Conducta violenta genérica: la falta de control y de procesar la información debido a la intoxicación etílica predispone a la persona a actuar de forma agresiva.
    • Violencia machista y violencia familiar: las estadísticas constatan un elevado número de agresores bajo el efecto del alcohol al momento de la agresión.
    • Violencia o abusos sexuales: se evidencia una relación directa entre las personas que cometieron delitos sexuales y que habían bebido.
    • Maltrato infantil. Diversos estudios demuestran que entre los progenitores que habían agredido a sus hijos/as existía un porcentaje alto que había bebido.
    • Violencia contra uno mismo (autolesiones y suicidio). Tanto las lesiones provocadas con sí como las ideas y acciones relacionadas con quitarse la vida aumentan considerablemente en algunas personas que beben alcohol en exceso. 

CUANDO QUIERES DEJAR DE BEBER PERO NO PUEDES

Pautas para abordar el alcoholismo

– ¿Qué sugerencia hace a una persona que quiere dejar el alcohol, pero siente que no puede?

– Hugo López Pelayo: Si tiene familia, tiene amigos, tiene gente que le puede apoyar, que hable con ellos de una manera lo más transparente posible. Porque probablemente ellos también se han dado cuenta y lo que está ocurriendo es que tienen aquello del “elefante en el salón”: todo el mundo lo ve, pero nadie se atreve a decirlo. Entonces, que puedan tener una conversación tranquila al respecto. Y que juntos vayan a pedir ayuda a un profesional.

Los profesionales de primera línea son los médicos de atención primaria, que pueden hacer una primera intervención. Y en caso de que lo consideren necesario, pueden derivar a centros especializados en el tratamiento del alcoholismo. En España hay diferentes modelos y hay sitios para tratar concretamente los problemas con el alcohol.


Probablemente el entorno de la persona problemas de alcoholismo también se ha dado cuenta de la existencia de este problema, y lo que está ocurriendo es que tienen aquello del “elefante en el salón”: todo el mundo lo ve, pero nadie se atreve a decirlo.

Hugo López Pelayo, vicepresidente de Socidrogalcohol, sobre las consecuencias del alcohol

Así que lo primero es intentar tener una conversación con la gente de tu entorno que crees que puede te pueden ayudar. Al final, estas personas van a facilitarte el proceso. Y lo segundo es poder ir a un profesional que te apoye.

Hay mucha variabilidad en la respuesta, porque hay gente que con muy poco respaldo consigue dejarlo y gente que necesita tratamiento muy intenso. Gente que lo puede hacer ambulatoriamente (acudiendo a un centro periódicamente) y gente que necesita un ingreso hospitalario o un ingreso en una comunidad terapéutica o un centro de desintoxicación. Depende de muchos factores individuales.

Finalmente, si se puede hacer todo de una manera tranquila, sosegada y de acuerdo con el paciente, siempre vamos a tener mejores resultados. Se trata de poder ir al médico de familia y ver si, a partir de allí, hace falta hacer un tratamiento más o menos intensivo.

– ¿Qué debe hacer la familia cuando la persona alcohólica no reconoce su problema y rechaza la ayuda?

– Primero, que el sistema tiene muy olvidadas a las familias; esto es verdad: las tiene muy olvidadas y deberíamos tener sistemas que las ayuden más. Segundo, las familias deben saber que cuentan con asociaciones que ayudan a familias de personas que tienen problemas con el alcohol y esto les puede servir de alivio, de ayuda, para poder afrontar de manera más eficiente, por decirlo así, esta realidad. Por ejemplo, Al-anon es una asociación de ayuda mutua de familiares de personas que tienen problemas con el alcohol.

– Hay quienes sugieren echar de casa a la persona para que, por decirlo de forma burda, “le vea las orejas al lobo”. ¿Qué opina?

Cada situación es particular, la vida es un mundo y el debate es muy razonable a nivel profesional sobre qué hay que hacer. Pero, en última instancia, son decisiones que debe tomar la propia familia. Cada persona sabe qué puede hacer y qué no. Es muy difícil meterse en las vidas ajenas y dar una recomendación contundente al respecto.

Sobre el autor o la autora de las respuestas de este contenido:

Vicepresidente segundo en | Web | + artículos

¿Quieres informarte y seguir aprendiendo sobre el mundo de las adicciones? ¡Síguenos!

Si quieres dejar un comentario sobre este artículo, hazlo a continuación:

Deja un comentario sobre el artículo Consecuencias del alcohol: efectos físicos y psicológicos, a continuación…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El teléfono NO es obligatorio. Sólo si necesitas que te llamemos.

Artículos relacionados

Cómo ayudar a un ludópata: “Se puede salir de esta adicción, el pronóstico es muy bueno”

CLAVES SOBRE CÓMO AYUDAR A TU FAMILIAR ADICTO AL JUEGO


Artículo actualizado:
Publicado:

Leer más

Tratamiento farmacológico del alcoholismo

¿Qué fármacos tienen acción anticraving en el alcoholismo?


Categoría: Tratamientos
Artículo actualizado:
Publicado:

Leer más

“Esto de la vacuna contra la cocaína no va a ir a ninguna parte”

GONZALO HARO CORTÉS EXPLICA POR QUÉ FRACASARON LOS ENSAYOS DE LA VACUNA CONTRA LA COCAÍNA


Artículo actualizado:
Publicado:

Leer más

Existe una solución para ti


900 525 727