PANORAMA ESPAÑOL

Adicción a las apuestas deportivas online

Un experto de la FEJAR precisa los rasgos de un fenómeno cada vez más joven que preocupa en España

15 minutos
Publicado el
Artículo actualizado el
adicción a las apuestas online

Aparece en este artículo

Director técnico en/de FEJAR - Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados | Web

En 2023, los estudios oficiales advertían que el juego online, y en concreto, la adicción a las apuestas deportivas online, se estaba transformando en un problema social para los sectores más jóvenes de la sociedad española. Según los datos del Ministerio de Consumo, el 35 por ciento de las personas menores de 25 años había apostado online en el último año. Y el 12 por ciento de ellas había desarrollado problemas con el juego en Internet.

Los datos están allí y los rostros del problema, también. Así lo confirma a Adictalia Juan Lamas Alonso, director técnico de la Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados (FEJAR). A los consultorios terapéuticos de esta organización llega, asegura Lamas Alonso, un perfil de persona jugadora 10 años menor que el que se acercaba pidiendo ayuda hace unas décadas. Se trata, sobre todo, de hombres que apuestan online a diferentes tipos de juegos, entre los que destacan las apuestas deportivas online.

En esta entrevista, Lamas Alonso arroja luz sobre diferentes aspectos relacionados con la modalidad de juego virtual y, en concreto, sobre las apuestas online. Lamas Alonso aborda en esta entrevista temas como la definición de cuándo el juego empieza a convertirse en un problema para la persona; cómo les afecta a niños/as y adolescentes el uso del móvil; los mecanismos que intervienen para que las apuestas lleguen a transformarse en una adicción: ludopatía

También aborda las limitaciones de los sistemas de control en los espacios de apuestas online y tradicionales, y las posibles alternativas para mejorarlos. Analiza el próximo decreto de regulación del juego y el interesante aporte realizado por la organización de la cual es director técnico. Y advierte de las eficaces estrategias de marketing que está empleando la industria del juego para sembrar la semilla de las apuestas en las mentes más jóvenes, como respuesta a los avances legislativos para regular la publicidad y el acceso a los espacios de juego.

El límite entre diversión y adicción

Cuando las apuestas dejan de ser un juego: ludopatía

– ¿Cuál es el límite entre jugar y apostar de una forma “saludable” y hacerlo de una manera patológica?

– Según los criterios diagnósticos de DMS-5 (manual de psiquiatría de Estados Unidos que define cuándo un comportamiento es una adicción), la configuración del “trastorno por juegos”, que es como se llama ahora a la ludopatía, viene determinada por una serie de criterios diagnósticos, como:

  • La pérdida de control sobre el acto de apostar,
  • El síndrome de abstinencia si se deja de consumir,
  • La tolerancia: cada vez se necesita jugar más tiempo,
  • La petición de préstamos descontrolada
  • Las consecuencias negativas que tiene sobre la vida de la persona, que no le hacen reflexionar o reducir las apuestas

El factor determinante para considerar patológico el juego (como las apuestas deportivas online), es la pérdida de control sobre este ritual.

El factor determinante para considerar patológico el juego (como las apuestas deportivas online), es la pérdida de control sobre este ritual. La persona no juega porque quiere, juega porque “tiene que” jugar. Es decir: tiene una necesidad imperiosa en contra de su voluntad, en contra de su raciocinio y de su economía.

– ¿Cómo podemos explicar el hecho de que la adicción a las apuestas es una enfermedad incontrolable, a las personas que ven la ludopatía como una decisión racional, equivocada?

– Cualquier comportamiento humano, en principio, puede ser aséptico y puede ser decisión libre. Pero en determinados momentos, y en determinadas personas, se gesta una situación de dependencia en relación con ese comportamiento.

Esto lo podemos ver con las compras, con el deporte, con cualquier tipo de conducta, ya no solo con el consumo de sustancias, sino también de comportamientos. Hay personas que, por su situación personal, en ese momento generan una dependencia y son incapaces de parar; incluso siendo consciente de las consecuencias negativas que les acarrea.

Diferencia entre adicción a sustancias y ludopatía

– ¿Existe alguna diferencia, a nivel orgánico, fisiológico, psicológico, entre los mecanismos de la adicción a las apuestas online y los de adicciones a sustancias?

– La clasificación de adicciones viene dada por si es a sustancia o a comportamientos. Hay adicciones mediatizadas por el consumo de un determinado químico, donde éste promueve los mecanismos neuronales, cerebrales, que llevan a desarrollar esa dependencia patológica. Y hay comportamientos, como las apuestas, que, por las características que tienen, también producen un exceso de dopamina o una alteración en los circuitos de la serotonina (sustancias relacionadas con el deseo, placer y bienestar). Estos excesos van a dar lugar a la misma dependencia.

– Entonces, a nivel fisiológico los mecanismos de recompensa son muy parecidos, ¿cierto?

– Sí, los mecanismos de recompensa cerebral son muy parecidos. Lo único que cambia es el origen de la explosión de esos mecanismos de recompensa, en concreto, de los circuitos neuronales de dopamina y de serotonina. En los casos de las adicciones tóxicas están mediatizados por el consumo de determinadas sustancias y en el de adicciones conductuales, por la propia ansiedad y la propia bomba de relojería que imprime la repetición de un comportamiento determinado. Ya sea el juego, las apuestas deportivas online, las compras, el sexo…

Apuestas tradicionales vs. apuestas online

El perfil de personas con problemas con las apuestas online

– ¿Cuál es el principal desafío que está presentando la modalidad de apuestas deportivas online si se la compara con las apuestas tradicionales?

– El principal desafío que presentan las apuestas online es que se sirven de las nuevas tecnologías, en definitiva, la legalización de juegos online. Este no solo implica una nueva forma de jugar, sino también la utilización de mecanismos con características particulares, como la disponibilidad y la posibilidad de jugar 24 horas y en cualquier sitio.

Esto en los establecimientos tradicionales no ocurría: los bingos o los casinos tenían un horario determinado y estaban situados geográficamente en un punto. Las nuevas tecnologías permiten un acceso mucho más inmediato y mucho más continuo para apostar.

– ¿Es diferente el perfil de la persona que apuesta online al del que apuesta en casas físicas?

– Claramente. Los jugadores online mayoritariamente son personas de entre 18 y 30 años, mientras que los jugadores tradicionales de bingos, máquinas tipo B, de casinos, responden a un perfil de un varón de entre 45 y 55 años. De hecho, es algo que destacamos mucho en FEJAR: el descenso de edad de 10 años de las personas que vienen a tratamiento. Recibimos generalmente a personas de 30 años.

En estos momentos hablamos de un varón de entre 25 y 30 años, jugador online o jugador de apuestas deportivas online.

En los 90 estábamos hablando de un varón de 50 o 55 años, que llevaba siete u ocho años jugando, y que mayoritariamente era jugador de máquinas tipo B o máquinas tragaperras. En estos momentos hablamos de un varón de entre 25 y 30 años, jugador online o jugador de apuestas deportivas online. Y que lleva jugando dos o tres, con una configuración de ludopatía.

– ¿Este descenso tan drástico de edad tiene que ver solo con el hecho de que se apueste a través de móviles, tablet u ordenadores?

– En parte, sí. Además, es el resultado de que los operadores de juego están intentando fidelizar a los clientes a una edad cada vez más temprana. Según la delegación del Plan Nacional de drogas y otras adicciones, la edad de inicio en el juego es de 14 años y medio, en España. Incluso teniendo en cuenta que es una actividad que está prohibida para menores de 18, ya hay un 27% de personas menores de 18 años que confiesan abiertamente que apuestan.

Estamos enfrentándonos a un sector muy vulnerable, que carece de estrategias de afrontamiento para todo lo que le está cayendo encima. Y, por tanto, sus cerebros pueden configurar antes una situación de adicción y necesitarán antes una intervención profesional.

Adolescentes y su vulnerabilidad

– ¿Por qué una persona adolescente es más vulnerable que un adulto al impacto en sus vidas de las apuestas deportivas online?

– Primero, por las estrategias de marketing que realizan los operadores de juegos, las cuales van dirigidas a ese sector de edad, aunque no lo quieran reconocer. Segundo, porque la utilización de las nuevas tecnologías se da mayoritariamente en los nativos digitales. Por tanto, a través de las redes sociales, a través de Internet, les llegan banners y otros formatos publicitarios que conocen y saben manejar.

Exactamente igual que copian los apuntes de clase o que hacen trabajos en la Universidad, con la misma curiosidad y la misma destreza acceden en las apuestas online por medio de esos anzuelos publicitarios
Por otra parte, el juego tiene mecanismos adictivos que conducen a la reiteración y a la posibilidad de desarrollar una situación patológica de dependencia.

¿Por qué son tan adictivas?

Mecanismos de enganche a las apuestas online

– ¿Cuáles son esos mecanismos que tienen las apuestas online para volverse tan adictivas?

– Aparte de las estrategias de publicidad, de marketing, de mensajes subliminales, lo que tiene que quedar claro es que estamos hablando de dinero. Estamos hablando, por tanto, de la posibilidad de “ser más” que quien tenemos al lado. Y de tener una categoría social “superior”, dentro del mundo del juego, a la que puedan tener tus colegas, tus iguales o tus compañeros de tribu urbana.

Dentro ya de la propia operativa del juego, encontramos una serie de mecanismos, como:

  • El “casi premio”
  • Los bonos de bienvenida
  • La posibilidad de demos gratuitas para que tú experimentes
  • La reiteración 
  • Acortamiento de las partidas

Se trata de una serie de mecanismos que ya los explotaba el juego tradicional, las máquinas tipo B. Pero ahora están mucho más adornados y más sofisticados dentro de la modalidad de apuestas online.

– En cuanto a modalidades, ¿hay juegos que son más típicos en el caso del formato online que en las casas tradicionales que vemos en los barrios?

– Son los mismos formatos de juego, prácticamente, pero en versión online. Tenemos la ruleta electrónica; las máquinas tragaperras online; el bingo tiene su correspondiente online. Los juegos de casino que hay en los espacios de apuestas físicos se han trasladado a la modalidad virtual
El único tipo novedoso dentro del online son las apuestas deportivas. Es decir, la posibilidad de apostar a múltiples eventos deslocalizados geográfica y temporalmente.

Los juegos más populares

Apuestas deportivas online: el juego más solicitado

– ¿Qué modalidad de juego online tiene más éxito?

– En el Estado español, claramente, las apuestas deportivas online, probablemente por la cultura que hay de fútbol. Dentro de las apuestas deportivas, las apuestas de fútbol son las más exitosas. Después el foco se pone en otros deportes u otro tipo de actividades, como pueden ser las carreras de galgos, las carreras de caballos o el tenis. Pero el peso mayoritario lo tienen las apuestas deportivas de fútbol.

– ¿Existe relación entre la popularización de los videojuegos a edades cada vez más tempranas y una mayor predisposición a las apuestas online de adolescentes?

– Esto está relacionado con las estrategias de marketing mencionadas anteriormente. En estos momentos hay un control más estricto de la publicidad de apuestas online y los operadores están trasladando la mecánica de juegos de azar a los videojuegos.

Así, nos encontramos el fenómeno de la lootboxer o cajas botín dentro de los videojuegos, cuya dinámica responde básicamente a un juego de azar y a la posibilidad de recibir un premio. Estos premios se dan en especies, como complementos virtuales de un personaje (trajes, corazas, armas…) o, en algunos casos, son económicos. Y están presentes en videojuegos orientados a edades más tempranas de las que hablábamos antes.

En estos momentos hay un control más estricto de la publicidad de apuestas online y los operadores están trasladando la mecánica de juegos de azar a los videojuegos.

Estas dinámicas están introduciendo, desde muy temprano, en el cerebro del adolescente o del niño/a, la posibilidad de conseguir algún tipo de mejora sobre la base del azar. Consisten en mejoras identitarias para el personaje, pero “mejoras” al fin, o bien en la posibilidad de subir de nivel.

En el cerebro de un adolescente, este tipo de mecánicas que parecen inocentes van sembrando una semilla de necesidad de la búsqueda del azar, primero. Y, segundo, la posibilidad de que, a partir del azar, yo experimente una mejora, sea económica o de posicionamiento dentro de un videojuego. Esto les conduce a la reiteración de esa conducta y, por tanto, a la posibilidad de desarrollar una dependencia o adicción.

Estrategias para combatir la ludopatía

Estrategias para combatir la ludopatía

– ¿Cómo se ataca este problema desde la política y desde la familia?

– Desde hace 30 años venimos reivindicando que hay que establecer una serie de medidas transversales en todos los ámbitos de las sociedades y, sobre todo, de tipo pedagógicas. Hay que formar y hay que informar muy bien de las consecuencias negativas que tiene el juego de azar. No se puede descargar toda la responsabilidad en el ámbito familiar, lo cual no quiere decir que éste no tenga una parte de ella.

Por ejemplo, el concepto de “juego responsable” es un concepto que no entendemos. Esto implica descargar toda la responsabilidad de jugar en la propia persona.  Nos parece imposible pensar que alguien que está sujeto a una serie de mensajes e influido notoriamente por estrategias sociales, se pueda poner una capa de Superman y, entonces, pueda jugar con responsabilidad.

La Administración, como garante de la salud, debe establecer una serie de mecanismos regulatorios y legislativos relacionados con la publicidad, la protección de los menores, la perspectiva de género…

Preferimos hablar de la responsabilidad en el juego, en la cual todos los agentes tienen que poner su parte. La Administración, como garante de la salud, debe establecer una serie de mecanismos regulatorios y legislativos relacionados con la publicidad, la protección de los menores, la perspectiva de género… Se trata de poner en marcha medidas constrictivas, en la mayoría de los casos, tanto a nivel fiscal como de práctica pedagógica.

Por otro lado, hay que establecer campañas de prevención orientadas a todas las personas adolescentes, para que estén informadas de lo que implica realmente el juego. En el caso de que desarrollen un uso problemático en relación con las apuestas, se debe atender psicológicamente de una manera que no se está haciendo en estos momentos a las personas afectadas. Esto implica establecer unidades dentro en el sistema público de salud, dirigidas a las personas que ya tienen un trastorno por juegos.

La adicción a las apuestas online se puede superar, con la ayuda adecuada.

La responsabilidad del Estado y los operadores de juego

– A nivel político, además de la ley que ha restringido la publicidad de las apuestas en 2020, ¿qué otras acciones se han realizado?

– Saldrá publicado el Decreto de juego seguro, el cual amplía la protección de personas usuarias de apuestas, en cuya elaboración ha participado FEJAR con varias propuestas. Una de ellas refiere a establecer un depósito único por persona para todos los operadores. Hasta ahora, una persona que apuesta puede establecer depósitos de 600 euros para cada operador, con lo cual se transforma en un límite ficticio: yo puedo ingresar €600 en cada operador, y si hay 60 operadores de juegos online en el Estado español, tiene la posibilidad de apostar 36.000 euros en total.

A través del Ministerio de Consumo, en su día, y ahora del de Derechos sociales, Agenda 2030 y Consumo, propusimos fijar el límite de depósitos en €600 a la semana para todos los operadores en su conjunto. Esto implica que todas estas empresas tienen que estar vinculadas para saber que la persona que está ingresando dinero en una de ellas regirá para todas, y así evitar un endeudamiento.

Propusimos fijar el límite de depósitos en €600 a la semana para todos los operadores en su conjunto. Todo deben estar vinculados para saber que una persona ya ha realizado ese depósito.

El endeudamiento, al fin y al cabo, es otra de las causas de la repetición: la persona pasa una mala noche, se enrosca, consigue cuatro microcréditos y se empieza a endeudar. Imaginemos, por ejemplo, un estudiante que no tiene unos ingresos fiscales y que se encuentra tan agobiado que la única solución que tiene es seguir jugando para intentar recuperar lo perdido, algo que nunca se va a dar. Y, en el caso de que se dé, lo volvería a apostar para intentar sacar dinero.

– Esto le corresponde al Estado. ¿Y qué responsabilidad les cabe a los operadores de juego?

– Esos niveles de protección son los que tiene que garantizar el Estado. Y después los operadores de juegos, por supuesto, tienen que aplicar unas estrategias responsables dentro de sus páginas de apuestas online: teléfonos de información, teléfonos de asistencia y mensajes muy claros de que quien juega pierde seguro.

Las apuestas online son algo que una persona debe plantearse con conciencia de que va a perder el dinero. De la misma forma que lo puede “perder” (o gastar) yendo al cine o a cenar fuera o a cualquier otra actividad de ocio. En este sentido, el planteamiento para jugar no debe ser que “puedo ganar” o que “casi seguro que puedo ganar” o que, “por lo menos, puedo recuperar”.

Esta serie de mensajes que los operadores van metiendo en la cabeza por medio de las estrategias de marketing y publicidad, con imágenes de viajes al Caribe después de apostar 20 céntimos y conseguir un millón de euros, hacen mucho daño. Incitan a apostar a una población que, por otro lado, carece de una información sobre las consecuencias negativas de las apuestas online.

Autoexclusión de juego

Los sistemas de autoprohibición online y físicos

– ¿Cómo funciona el mecanismo de la autoexclusión en esta modalidad online?

– Hay una leyenda urbana en este país que dice que el problema de la autoexclusión está en el juego online. Pero desde que se legalizó en el año 2011 y en la regulación del 2012, con la Ley 13/2011, las apuestas online tienen mecanismos de verificación de identidad mucho más amplios y mucho más estrictos que el juego presencial.

Para ingresar en un operador online la persona tiene que poner su DNI y su domicilio. Hay una verificación automática, tanto con el padrón de habitantes, para comprobar que la dirección está bien y que esa persona vive en ese domicilio, como con el registro de autoprohibición, el llamado registro de Interdicciones.

En los locales de juego presencial, en cambio, siempre se dependerá de que la persona que está en la puerta tenga intención de pedir el DNI. Existe un factor humano y, en todo caso, empresarial: que la empresa quiera arriesgarse a hacer eso.

El registro de autoprohibición funciona perfectamente en la medida en que una persona con su identidad intenta acceder a un sitio de juegos, ya sea online o físico, y se le prohíbe la entrada. Otra cosa es que hablemos de que se vulnere el sistema con suplantación de personalidades (coger el DNI de mi padre u otra persona) en la modalidad online. O de si en un salón de juegos la persona que cuida no comprueba la identidad. Todos esos son hechos delictivos o infractores de una norma que se pueden denunciar.

Por otra parte, el Registro de Interdicciones es uno de los requisitos inexorables para ingresar en centros de tratamiento de FEJAR.

– El problema está con los adolescentes, que de por sí tienen que jugar con la identidad suplantada: es una franja más complicada de controlar, ¿cierto?

– En la franja de menores de edad en la modalidad online no hay manera de controlar. Lo único que tenemos es que se establezcan mecanismos que imposibiliten el acceso. 

Recientemente, organizamos un encuentro en Madrid con motivo del Día del juego responsable, en el cual se reunieron 30 operadores de juego presencial y apuestas online, y también reguladores autonómicos. Allí surgieron algunas ideas, como la identificación telemétrica, la huella digital, y determinados controles de acceso que se pueden implementar para evitar la entrada de menores o la entrada autoprohibidos.

No debe ser un factor humano el que se interponga en la posibilidad de jugar de un menor o una persona autoprohibida.

No debe ser un factor humano el que se interponga en la posibilidad de jugar de un menor o una persona autoprohibida. Hace 30 años ya lo dije: “si ustedes quieren controlar, pongan un torno con lectura de DNI como el que ponen en los estadios de fútbol, que se acciona si la lectura del DNI da correcta”. Es decir: controlar se puede controlar.

Pero no se puede hacer un control de acceso cuando tengo una fachada de seis metros y puedo entrar por una esquina o por otra, y delante tengo una cafetería que no tiene control de acceso, y el control de acceso está escondido en la parte de atrás del local, y depende del mismo camarero que está sirviendo los cafés… Es decir, el control de acceso en este caso será muy liviano, como mínimo.

¿Qué hacer si tu hijo/a apuesta?

Qué hacer si descubro que mi hijo/a apuesta

– ¿Qué pautas sugiere a familias que descubren que su hijo/a adolescente ha caído en las apuestas online?

– FEJAR tiene un teléfono gratuito 24 horas los 365 días del año para atender a las personas que tienen problemas. Primero , cuando nos enfrentamos a un adolescente que está jugando de una manera irracional o de una manera desordenada, debemos:

  1. Evitar culpabilizarlo.
  2. No intentar entrarle por el aspecto moral de las apuestas.
  3. Ni utilizar el chantaje emocional como: “Me estás matando”, “vas a destruir mi vida”, pues no sirve y empeora las cosas.
  4. Hay que responsabilizarle de la situación que tiene, debe reparar las consecuencias.
  5. Marcarles unos límites claros y firmes.

A la mayoría de las familias, lo primero que les entra es un sentimiento de vergüenza y un sentimiento de salvataje del hijo/a que pasa por pagar sus deudas. Por otra parte, vuelven a creer las mentiras, el teatro y los aspavientos que realiza. Así intentan autoengañarse y creen que todo fue parte de una mala noche o una mala pasada.

La familia debe tener las ideas claras de que hay un problema y establecer una serie de límites. Y no dudar en recurrir a los servicios profesionales y sanitarios correspondientes, para que realicen, en primer lugar, una evaluación.

Es importante que la persona se dé cuenta de las consecuencias negativas que tuvieron sus excesos. Asimismo, que sea capaz, y tenga la posibilidad, de hablar con alguien y pedir ayuda.

Esto responde a que, de la misma forma que no todas las personas adolescentes que se emborrachan necesariamente son alcohólicas, el chaval que juega una noche, por mucho que apueste online o por mucho Cristo que monte, no tiene por qué tener un problema de ludopatía; puede ser un episodio puntual. Pero esto, quien lo tiene que decir es una persona especialista en adicciones y, para ello, establecer una valoración. 

Sobre todo, es importante que la persona se dé cuenta de las consecuencias negativas que tuvieron sus excesos. Asimismo, que sea capaz, y tenga la posibilidad, de hablar con alguien y pedir ayuda en un momento determinado en el que sienta que está perdiendo el control o les vuelven las ganas de apostar, para contenerse.

– ¿Qué podemos hacer en la familia para prevenir las apuestas online?

– Darle un móvil a un menor de 11 años es un crimen. Que el móvil sea el regalo estrella de la primera comunión a los 9 años, implica promover que después tengamos adolescentes enganchados a las redes sociales. Estar cenando en casa cada integrante de la familia con un móvil, es potenciar el aislamiento social y la falta de relación familiar. Después nos podemos llevar las manos a la cabeza porque uno de los miembros de la familia desarrolla una situación de adicción al móvil o de adicción a los videojuegos. 

Hay una labor pedagógica por parte de los formadores y por parte de la familia que es esencial. La mayoría de nuestros hijos e hijas aprenden por imitación: van a hacer lo que nosotros hagamos. Debemos prestar atención en cuál es la escala de valores que estamos implementando en nuestro entorno cercano.

Si te gustó el artículo, ¡compártelo!

Redacción

Equipo Adictalia
Comité Editorial | comunicacion@adictalia.es

Escribe un comentario

No se mostrarán tus datos personales, solo tu nombre. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Mantente actualizado sobre las novedades del sector. La salida es colectiva.

Cómo dejar la ludopatía: claves para comprender la adicción al juego

15 conceptos que te ayudarán a entender y actuar en relación con una persona ludópata

Publicado el
Artículo actualizado el

Ludopatía y alcoholismo: ¿dos adicciones al mismo tiempo?

Personas que abusan del juego y del consumo de alcohol

Publicado el
Artículo actualizado el
10 minutos

Cómo se siente un ludópata: «Es una enfermedad silenciosa, perversa; te causa placer y te destruye»

El testimonio de María Cristina, que ayuda a comprender qué le pasa a una persona que sufre ludopatía

Publicado el
Artículo actualizado el
16 minutos

Terapia de grupo para la ludopatía: un elemento clave en la recuperación

¿En qué consiste un tratamiento para la adicción al juego, en España?

Publicado el
Artículo actualizado el

Autoprohibición de juegos de azar: ¿Cómo funciona y por qué está limitada?

Una alternativa a las limitaciones de los registros de autoexclusión

Publicado el
Artículo actualizado el

Microcréditos rápidos online: una eficaz trampa para ludópatas

Cómo los créditos fáciles engordan las deudas por ludopatía y otras adicciones

Publicado el
Artículo actualizado el
6 minutos
Índice de este artículo