CANNABIS

Diferencias entre el THC y el CBD en el cannabis

Claves para comprender los efectos de estos cannabinoides y los productos que los ofrecen

13 minutos
Publicado el
Artículo actualizado el
Diferencias entre el CBD y el THC

Aparece en este artículo

Coordinadora servicios de análisis en/de | Web

El cannabis se ha convertido en un fuerte reclamo publicitario, ahora a la luz de una de las numersas sustancias que las componen: el CBD o cannabidiol. Existen cremas, aceites, medicamentos, alimentos, a los que se les atribuye diferentes facultades y beneficios, basados concretamente en la presencia de este elemento. Al punto de que los carteles de farmacias, herbolarios y estancos anuncian esas tres letras a todo tren.

La planta del cannabis contiene cientos de sustancias llamadas cannabinoides, las cuales interactúan con el cerebro y causan diferentes efectos en el sistema nervioso central (SNC). Hasta hace poco, la más conocida popularmente era el THC o tetrahidrocannabinol. Al entrar en contacto con las neuronas, esta sustacia produce la euforia que comúnmente se asocia a consumir porros.

En otras palabras, el colocón, subidón, o, si se quiere más técnicamente, los efectos psicoactivos del cannabis. Psicoactivo significa, precisamente, que al afectar al SNC altera las funciones psíquicas de la persona.

¿Y qué pasa con el CBD, la otra sustancia del cannabis que hoy se ha convertido en estrella comercial? ¿Qué lo diferencia del THC? Y, lo que es más importante, ¿cómo se relaciona con la capacidad de generar adicción a los porros? 

Porque, esto hay que dejarlo claro, fumar marihuana, como tal, tiene un potencial adictivo cada vez más comprobado. Pero, ¿qué pasa si se aprovechan las cualidades de algunas de sus sustancias por separado, como las que se le atribuyen al CBD?

Para encontrar respuestas, Adictalia consultó a Mireia Ventura, doctora en farmacia y responsable del Área de Análisis e Internacional de Energy Control. Esta organización monitoriza la composición de sustancias psicoactivas, con el fin de prevenir riesgos para las personas que consumen. Así que conocen de primera mano qué se mueve en el mercado legal e ilegal de drogas.

Antes de leer las respuestas de Mireia Ventura, quizá convenga entender algo básico de cómo se generan nuestras sensaciones, pensamientos, acciones y cómo el cannabis influye en ese proceso.

El sistema nervioso central está compuesto por millones de neuronas. Se trata de células nerviosas que transmiten información que nos permite pensar, sentir y actuar. La información circula en forma de impulsos químicos y eléctricos a través de las puertas que tienen las neuronas, las cuales se llaman receptores. Las drogas, como el cannabis, son precisamente químicos que invaden las neuronas por esas puertas y alteran la consciencia.

Diferencias entre CBD y THC

Las diferencias entre CBD y THC

– ¿Cuáles son las diferencias entre el CBD y THC en cuanto a efectos?

– La principal diferencia es que el THC actúa sobre el sistema nervioso central, alterando las funciones mentales, es decir, que es psicoactivo. Mientras que el CBD, al contrario, amortigua esos efectos psicoactivos. Con el primero, la persona nota los efectos eufóricos que se asocian comunmente a la marihuana: alegría, desinhibición. Mientras que con el CBD contrarresta esos efectos psicoactivos.

Ambas sustancias son de la misma familia química: son cannabinoides. Pero actúan de forma diferente sobre el cerebro, si bien ambas afectan al mismo tipo de receptores (las puertas de entrada de las neuronas). Se trata de químicos que el cuerpo posee naturalmente y que son responsables de provocar sensaciones asociadas al bienestar. El cannabis en su conjunto potencia artificialmente esas sensaciones. El CBD, concretamente, actúa sobre la serotonina, sustancia química encargada de regular los estados de ánimo.

El THC actúa sobre el sistema nervioso central, alterando las funciones mentales, es decir, es psicoactivo. Mientras que el CBD, al contrario, amortigua esos efectos psicoactivos, y provoca más relajación.

Tanto el THC como CBD afectan al sistema nervioso. Pero según cómo «se enganchan» a los receptores neuronales, como entran, para decirlo de forma llana, a las neuronas, provocan un efecto sensitivo u otro. Y lo que está claro es se enganchan de forma diferente.

Podemos imaginar el CBD como un tampón: una sustancia que reduce los efectos secundarios del THC. Por tanto, disminuye la ansiedad en la persona; hace que el THC suba de manera más progresiva, evitando un subidón de golpe. Es decir, que es un regulador de los efectos de euforia o el efecto high.

– ¿Para qué se usa el CBD?

– Al CBD se le atribuyen varios efectos, que aún se encuentran en estudio:

  • Sedantes y relajantes
  • Antiinflamatorios
  • Analgésicos
  • Anticonvulsivos

Se indica que el CBD funciona muy bien para calmar el dolor, y lo consume, por ejemplo, gente que sufre dolor crónico, relacionado con los nervios. En estos casos, el CBD funciona mucho mejor si se consume vapeado o aplicado en forma de aceites, que es como se recomienda en contextos terapéuticos.

Aplicaciones del CBD

Aplicaciones del CBD y consecuencias

Algunos de los contextos terapéuticos a los que refiere Mireia Ventura se relacionan también con el novedoso uso del CBD para tratar problemas de salud como los trastornos convulsivos graves en niños y niñas. Se trata de enfermedades en las que no han funcionado otros fármacos, y que el CBD empieza a arrojar algunos resultados esperanzadores. Entre ellos, los síndromes de Dravet y Lennox-Gastaut, la epilepsia o la esclerósis múltiple. Asimismo, se empieza a aplicar CBD en el tratamiento de la esquizofrenia.

En cuanto a efectos secundarios del CBD, aún es pronto para determinarlos, es decir, que se desconocen. Sólo en casos en que se ha tratado la epilpsia con CBD, se han notificado problemas gastrointestinales. Pero justamente por lo novedoso de su uso, las autoridades sanitarias no dejan de insistir en que se tome cautela en su consumo.

A diferencia del THC, las investigaciones sobre el CBD justo empiezan a asomar al calor de la mayor producción de cannabis en EE.UU. y la legalización de su uso medicinal. Falta tiempo para valorar riesgos y consecuencias sobre la salud, si los tuviere, del CBD.

En el caso del THC la cosa está más clara. Al ser la principal sustancia del cannabis responsable de alterar la mente de quien lo consume y ocasionar problemas sobre la salud, los estudios van más avanzados. Si bien también se desarrollan investigaciones para su aplicación médica en cantidades muy controladas (5 miligramos), como en el caso de la esclerosis múltiple o problemas de apetito derivados del SIDA, el consumo de esta sustancia de forma recreativa tiene consecuencias.

Efectos y riesgos del THC

Los efectos del THC dependen de quién consuma la marihuana, de la forma en que lo haga y en qué cantidad. Pero, en general, durante los primero 30 minutos después de ingresar en el organismo, el cannabis con THC puede despertar reacciones como:

  • Euforia placentera
  • Sensación de relajación
  • Supuesta mayor percepción sensorial
  • Risa
  • Sensaciones de ansiedad, miedo, desconfianza o pánico
  • Alteración de la percepción del tiempo
  • Aumento del apetito.
  • Episodios de psicosis

A largo plazo, el consumo de cannabis con THC tiene riesgos muy claros y concretos:
Puede generar adicción.

  • Puede generar adicción
  • Afecta la concentración
  • La coordinación
  • La noción del tiempo y espacio
  • La capacidad de experimentar placer
  • La capacidad de razonar
  • La memoria
  • Promueve accidentes de todo tipo
  • Puede despertar psicosis aguda
  • Está relacionada con el desarrollo de esquizofrenia y bipolaridad.

Existen ensayos clínicos en el que también se están probando cantidades mínimas (5 miligramos) de THC con uso medicinal. Por ejemplo, en investigaciones del cáncer.

Pero la cuestión es qué estamos comprando en las tiendas que venden CBD en España. Mireia Ventura explica la naturaleza de estos productos.

¿Los productos de CBD contienen THC?

– ¿Los productos de CBD no tienen nada de THC?

– Muy poco [si bien el Ministerio de Salud indica que nada]. Si se trata de productos naturales del cáñamo, el CBD no puede ir completamente independiente del THC. Hay que entender que son sustancias complementarias en la planta, tienen que interactuar entre ellas para funcionar. Mientras que el CBD amortigua los efectos de alteración psíquica del THC buscados en el uso recreativo, los efectos terapéuticos del primero solamente se consiguen eficazmente si se combina con una mínima dosis del segundo. Es necesario que las dos sustancias estén presentes juntas, porque ambas se contrarrestan y se coadyuvan.

Por tanto, no podemos hablar de productos naturales puros de CBD o THC. Primero, porque son imposibles de conseguir directamente de la planta. Segundo, porque si se pudiera, no obtendríamos la misma eficacia de efectos que se busca con cada uno.

– Cada vez se ven más tiendas en España que anuncian productos con CBD. ¿Esto implica un riesgo de adicción?

– Son productos que contienen principalmente CBD y deben tener algo de THC, si realmente han salido del cáñamo, pero en muy baja cantidad. En el mercado legal español pueden contener, como mucho, un 0,2% de THC. Por tanto, el impacto a nivel de adicción de estos productos es nulo, pues no aportan esta sensación de subidón (euforia) que se asocia con el cannabis y que afectan el funcionamiento neuronal. 

Otra cosa es que realmente tengan todas las propiedades que están anunciando a nivel de marketing o que estén bien formulados químicamente. Incluso, que realmente contengan la cantidad de CBD que prometen. Pero en relación con el riesgo de adicción, estos productos no son problemáticos.

– ¿Cuál es la dosis de THC que contienen los productos terapéuticos de CBD?

– Como mínimo es de 0,2% de THC, que, por otra parte, es el máximo permitido legalmente para ser vendidos en estancos. Luego hay otros aceites, otros productos, que se dispensan con algo más de THC. Y, por lo tanto, esto les permite subir proporcionalmente la cantidad de CBD.

genética del cannabis y diferencia entre cbd y thc
La planta de cannabis ha sido sometida a miles de manipulaciones genéticas en los últimos años.
El poder adictivo del THC

A más THC, mayor poder adictivo del cannabis

– ¿El potencial adictivo de la marihuana responde más a la acción del THC que a la del CBD sobre el cerebro?

– Sí, algunos estudios apuntan en este sentido. Aunque la evidencia todavía es insuficiente, sugiere que altas cantidades de THC promueven más la adicción, sobre todo en edades más tempranas. Si ya te acostumbras a que cuando tomas cannabis viven alteraciones psíquicas que te sirven (placer, evasión, desinhibición…), esto más tarde va a predisponerte a repetir esos efectos.

Evidentemente, cuanto más tarde se consuma el cannabis, mejor. Pero si el consumo se da en edades tempranas, pues lo ideal es que contengan cannabinoides lo menos potentes posible, al menos bajas concentraciones.

– Entonces la cantidad de THC y CBD presente en el cannabis responde a la forma en que se produce.

– Exacto, pero hay una relación que siempre se conserva de forma natural en la planta. O sea, no puedes tener una variedad de cannabis con, por ejemplo, el 25% de CBD y 0,1% de THC. Existe un ratio mínimo, que es la proporción de THC y CBD, con el cual se juega para conseguir efectos más sedantes y terapéuticos o más psicoactivos o recreativos. Pero siempre tiene que haber un poco de ambos elementos en la planta para alcanzar el efecto que sea.

– Esta relación mínima entre CBD y THC en la planta es inevitable…

– Este ratio responde a una condición genética del cáñamo. No se puede cultivar una planta sin este mínimo de relaciones entre ambas sustancias. La naturaleza ya nos lo ofrece así. THC y CBD son elementos naturales propios del cannabis que, por tanto, están presentes en unas proporciones determinadas según la variedad.

Si se va subiendo la proporción de CBD, las consecuencias se asocian a usos más terapéuticos. Pero siempre debe haber un poco de ambos compuestos para que funcionen.

Sí que es posible jugar un poco con esa genética, para obtener más THC que CBD, y que, por ejemplo, una planta sea principalmente psicoactiva. Un ratio de 2:1 (más THC que CBD) tiene efectos más psicoactivos. Un ratio de 1=1 (proporción similar de ambos elementos), es el que se empieza a recomendar en terapias, con efecto más relajante.

En este sentido, si se va subiendo la proporción de CBD, las consecuencias se asocian a usos más terapéuticos. Pero siempre habrá un poco de ambos compuestos. De lo contrario, estamos hablando de un tipo de producto artificial.

porcentaje de cbd y thc en la planta de cannabis
Manipulación genética de la planta de cannabis

– Entonces, sí es posible manipular la planta de cannabis de forma que sea mucho más psicoactiva…

– Sí. De hecho, se han manipulado y cultivado estas variedades en las que se ha intentado reducir al máximo el CBD, conservándolo en mínimas cantidades para poder amortiguar los efectos psicoactivos. Esto fue una tendencia hace alrededor de 15 años. Pero actualmente ya se está viendo que se demandan otras variedades, que tengan mayor presencia de CBD.

Por otra parte, con lo que se está jugando mucho actualmente es con los terpenos (compuestos orgánicos presentes en el cannabis y otros vegetales, responsables de sabor y aroma de muchas plantas y esenciales para producir aceites). Estas sustancias también modulan los efectos psicoactivos de la planta

En definitiva, la planta del cannabis tiene más de un centenar de cannabinoides, centenares de terpenoides, flavonoides… es una planta súper rica en compuestos. Y los efectos que produce son la suma de todos estos componentes. Estos resultados sensitivos en cada variedad de cannabis diferirán en función de qué componente exista en mayor proporción que otros. En todo caso, esos resultados serán siempre la consecuencia de la combinación de esos elementos químicos.

– ¿Y actualmente los porros en España son más adictivos porque contienen más THC?

– No lo creo. Es verdad que se ha jugado mucho con la marihuana, se ha hecho mucha ingeniería genética, para poder tener variedades más potentes. Esto, en España, es consecuencia de que consumíamos habitualmente hachís de Marruecos, que provenía de semillas muy antiguas, que contenían alta proporción de CBD y su efecto era mucho menos psicoactivo.

Cuando Holanda empieza a producir determinada marihuana con mucha más concentración de THC, se produce un cambio en las preferencias de consumo. Actualmente, nos encontramos en un término medio: no abundan las variedades con tanta potencia, como había hace 10 o 15 años. Si antes se intentaba encontrar variedades con mucho THC, ahora se están valorando los terpenos y variedades con un poco más de CBD. No estamos en ese punto de producir variedades tan potentes, porque se ha visto que no aportan más ni mejor.

Si antes se intentaba encontrar variedades con mucho THC, ahora se están valorando los terpenos y variedades con un poco más de CBD.

Pero más que variedades, lo que sí estamos viendo hoy día son extracciones muy potentes. Se están obteniendo derivados con mucha cantidad de cannabinoides, las cuales están accesibles en el mercado. Nos referimos, por ejemplo, el BHO (Butane Hash Oil), que se consigue con el uso de gas butano. Es un aceite o resina de marihuana que produce efectos más intensos

Las extracciones son procesos de tipo químicos o físicos. El rosin, por ejemplo, implica la aplicación de planchas de alta temperatura y presión sobre los cogollos de cannabis, con el fin de extraer la resina. El resultado es un producto muy potente, con concentraciones de cannabinoides muy altas, de entre 60, 70, 80 y hasta 90%.

La adicción al cannabis se puede superar, con la ayuda adecuada.

Edad de inicio de consumo y sus riesgos

Hasta qué edad evitar fumar porros

– ¿A qué edades es más perjudicial consumir cannabis?

– Hay que comprender que el cannabis actúa sobre diferentes tipos de neuronas de nuestro cerebro. La probabilidad de desarrollar una adicción también está relacionada con cómo la persona tiene formada su estructura o arquitectura cerebral. Estas estructuras son los circuitos de recompensa, de deseo, de placer…

Si empiezas a tomar sustancias antes de que estos circuitos neuronales estén bien establecidos, habrá más probabilidades de afectarlos, es decir, de grabar en ellos patrones desadaptativos que predispongan al consumo. Por tanto, más probabilidad de desarrollar adicción más adelante.

La persona no debe empezar a consumir cannabis hasta que el cerebro esté del todo formado. Esto ocurre a partir de los 21 años (algunos especialistas sostienen que el proceso de formación cerebral termina a los 25 años). Evidentemente, esto está muy alejado de la edad de inicio del cannabis que se registra en España.

– Cuando hablamos de la pureza de CBD o THC, ¿a qué nos referimos: cantidad o calidad?

– La pureza hace referencia a la cantidad del componente, es decir, al porcentaje presente en la planta. Luego podemos analizar si ésta ha sido cultivada en un terreno donde existen materiales pesados y, por lo tanto, está contaminada. O si le han puesto pesticidas y otros químicos para que crezca más rápido. 

En este último caso se habla de adulteraciones que encontramos en el cannabis. Es decir: las adulteraciones en el cannabis responden a que se añade sustancias para conseguir un cultivo más productivo, no a que se adhieran cannabinoides.

En otras ocasiones el secado del cannabis ha sido incorrecto y al entrar al país ha criado hongos. En el caso de la marihuana, las adulteraciones van por ahí. En el caso del hachís, sí que ya se pueden encontrar más elementos adulterantes con el fin de manipular sus efectos.

– ¿Por qué es importante tener en cuenta la pureza y las adulteraciones de la planta?

– Resulta muy relevante saber si la planta está adulterada, sobre todo a nivel medicinal. Si una persona está con un proceso neoplásico, porque tiene cáncer, y lleva mucha medicación, quimioterapia y, en definitiva, tiene el sistema muy alterado, evidentemente no ayuda añadir más tóxicos

A nivel de prevención de riesgos, es interesante analizar la pureza y las adulteraciones para poder orientar a la persona sobre el tipo de efectos que va a sentir cuando consuma la sustancia. No es lo mismo una marihuana que presenta un 20% de THC, por ejemplo, que otra que presenta el 10% de ese compuesto. El análisis te permite que auto-regules la dosis de lo que vas a consumir.

formas de consumo de cbd
Las múiltiples formas de consumo de cannabis y CBD que se utilizan actualmente.
Panorama en España

España: el riesgo de combinar vapeo y sintéticos

– ¿Cómo está el panorama nacional en cuanto a la calidad del cannabis?

– En estos momentos estamos analizando poco cannabis. En cambio, estamos muy especializadas en drogas de síntesis, que es realmente lo que nos ocupa y preocupa ahora. Lo que estamos viendo en términos generales es que ya no hay tanta tendencia a conseguir la variedad más potente

Pero sí que están apareciendo un montón de distintos productos que llevan cannabis. Desde las distintas extracciones hasta las gominolas, las cremas… El cannabis está como mucho más extendido como reclamo publicitario en las farmacias, los estancos. Es más accesible y son productos que no tienen tanta cantidad de THC.

– Notamos en las redes una cierta banalización de los efectos del cannabis y, a la vez, desconocimiento sobre esta droga. ¿Qué opina?

– Quizás hace unos años sí que suscribiría más a esta afirmación. Lo que sí creo es que la facilidad y la disponibilidad que hemos tenido de cannabis en España nos ha protegido de cosas peores, como los llamados “cannabinoides sintéticos”. Estas son sustancias de síntesis que no tienen compuestos que se autorregulan entre ellas, como lo hacen el THC y CBD en el cannabis natural.

Actualmente, estamos viendo con preocupación la propagación de cannabinoides semi sintéticos. Por ejemplo, el HHC (hexahidrocannabinol, sustancia que se encuentra en muy bajas concentraciones en las semillas de cannabis). Son compuestos que no huelen, que se consumen en vápers, que aparentemente no producen nada, pero sobre los que no hay estudios. De la planta del cannabis tenemos un montón de investigaciones y sabemos un montón de cosas.

Pero está claro que la moda del vapeo sí se está trivializando. En este sentido, me preocupa más cómo está entrando esta tendencia y cómo interactuará con la existencia de sustancias que no están fiscalizadas.

Por otra parte, desconocemos lo que va a pasar con este nuevo patrón de uso: el vapeo, y su combinación con los cannabinoides semisintéticos. Algunos son sustancias que se encuentran dentro de la planta, pero que se obtienen y concentran por medio de procesos sintéticos. Está por ver cómo evoluciona todo esto, por el momento, existe muy poca información. 

Pero está claro que la moda del vapeo sí se está trivializando. En este sentido, me preocupa más cómo está entrando esta tendencia y cómo interactuará con la existencia de sustancias que no están fiscalizadas, como el mencionado HHC. (Sustancias que se consumen por medio del vapeo).

Sobre todo, porque el uso del váper se está extendiendo a edades muy tempranas. En el caso del vapeo sin sustancias, no hay nicotina ni otro elemento, pero sí que se promueve el hábito de vapear, de consumir, que se convierte en trending. De pronto un día aparece la tendencia de hacerlo con este tipo de sustancias, y no sabemos lo que puede pasar.

Si te gustó el artículo, ¡compártelo!

Redacción

Equipo Adictalia
Comité Editorial | comunicacion@adictalia.es

Escribe un comentario

No se mostrarán tus datos personales, solo tu nombre. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Mantente actualizado sobre las novedades del sector. La salida es colectiva.

¿Qué es la ‘mal llamada’ marihuana sintética?

Un compuesto con efectos similares al cannabis pero más peligroso para la salud

Publicado el
Artículo actualizado el

¿Cómo ayudar a un adicto a la marihuana o al hachís? Pautas para comprender la adicción

Entrevista a propósito de la nueva Guía Clínica del Cannabis de Socidrogalcohol

Publicado el
Artículo actualizado el
10 minutos

Síndrome amotivacional por consumo de cannabis

Los efectos de la marihuana o el hachís en el cerebro

Publicado el
Artículo actualizado el
14 minutos

Síndrome de abstinencia a la marihuana

Las respuestas de un especialista en adicción al cannabis

Publicado el
Artículo actualizado el
7 minutos

Mi hijo fuma porros todos los días: «O reconoce su “adicción” o no entra en casa»

El desgarrador testimonio de la madre de un joven adicto al cannabis

Publicado el
Artículo actualizado el
10 minutos

Efectos de los porros: “El problema es que se tarda mucho en verlos”

Una especialista en adicciones, nos explica las consecuencias de fumar marihuana

Publicado el
Artículo actualizado el
6 minutos
Índice de este artículo