Red Nacional de Apoyo y Soluciones para Adicciones

100% discreción. Tel GRATUITO.


900 525 727

Tratamiento por sobredosis de cocaína

Artículo actualizado:
Publicado:
Home Blog Adicción Entrevistas a especialistas Tratamiento por sobredosis de cocaína
persona que recibe tratamiento por sobredosis de cocaína

Cuándo el organismo dice basta al consumo de coca

Sobre el autor o la autora de las respuestas de este contenido:

Psicóloga especialista en adicciones en Tarragona | Web | + artículos

Foto principal sobre tratamiento por sobredosis de cocaína: MART PRODUCTION/Anna Shvets

Hasta mediados de los 90, la cocaína representaba en España una droga limitada a círculos sociales reducidos y ligados a ambientes recreativos y, quizá, de negocio. Pero a partir de entonces, su consumo se aceleró y pasó a considerarse como un problema mayor de salud pública. En los últimos 15 años, el consumo de cocaína ha ido en aumento. Diversas ONG y asociaciones que trabajan con drogodependientes alertan de que reciben cada vez más demanda de personas enganchas al polvo blanco.

La cocaína es una sustancia derivada de la hoja de coca, que aumenta la activación de la dopamina (un neurotransmisor natural) en el circuito del deseo. El gran poder de estimular esta parte del cerebro, que nos conduce a buscar insaciablemente un efecto (la recompensa rápida), es lo que convierte a esta droga tan adictiva. Sencillamente, porque queremos más y más, sobre todo, cuando el efecto desaparece.

Pero, ¿qué pasa cuando la persona se pasa de la ralla, cuando consume más de lo que su cuerpo tolera? En todo caso, ¿cómo se efectúa el tratamiento por sobredosis de cocaína?

Para responder a esta y otras preguntas, consultamos a la psicóloga Ibana Hijosa Sola, cuyo centro de tratamiento en Tarragona forma parte del directorio de psicólogos especializados en adicciones.

CÚANDO SE PRODUCE UNA SOBREDOSIS DE COCAÍNA

– ¿Qué es una sobredosis de cocaína desde el punto de vista orgánico?

– Desde un punto de vista orgánico, la sobredosis de cocaína se produce por una ingesta abusiva de la sustancia. El organismo sufre efectos adversos en todos los sistemas: cardiovascular, respiratorio, neurológico, pues repercute principalmente en el sistema nervioso central.

La cocaína inhibe la reabsorción de neurotransmisores como la dopamina, permitiendo que se acumulen grandes cantidades de esta molécula entre neuronas. Actúa como un potente estimulante y por eso muchas personas usan esta droga para obtener un mayor rendimiento.

Las personas que demandan un tratamiento por sobredosis de cocaína, manifiesta síntomas que pueden agruparse en dos cuadros: los de tipo cardiovascular, y los neuronales y psiquiátricos.

– ¿Qué hacer cuando hay una sobredosis de cocaína?

– Rápidamente parar el consumo. Pedir ayuda médica o acudir al hospital más cercano.

– ¿Cuánto dura una intoxicación por cocaína?

– La intoxicación por cocaína y su duración dependerá de la vía de uso: entre un mínimo de 10 minutos si fue inhalada hasta una hora de duración. Si es fumada (lo que se conoce como crack), el efecto máximo se consigue desde los 8 o 10 segundos a 8 o 10 minutos. Si es inyectada en vena, el efecto máximo se consigue a los 15 segundos y puede durar hasta 15 minutos.

Esta última, la intravenosa, conlleva un alto riesgo de sufrir sobredosis.

– ¿La cantidad de sustancia ingerida influye para sufrir sobredosis?

– La cantidad de cocaína influye a la vez que las características y vulnerabilidades del consumidor.

También dependerá de la forma en que fue consumida: la forma inyectada resulta la más propensa a generar sobredosis, seguida de la inhalada, la esnifada y la vía oral, consecutivamente.

persona quemando cocaína
Una persona quema cocaína para inyectársela en vena. Foto de MART PRODUCTION en Pexels.

– ¿Hay personas más propensas a sufrir una sobredosis? ¿De qué depende que lo sean?

– La sobredosis es consecuencia de varios factores. Puede ser por un consumo elevado y pureza de la droga en una sola ingesta. O como consecuencia de la cronicidad y paulatina tolerancia a los efectos de la sustancia.

No hay una predisposición especifica en el individuo. Pero sí algunos trastornos mentales que presentan mayor incidencia para sufrir sobredosis (ver artículo sobre patología dual).

– ¿Cuáles son los síntomas de una sobredosis por cocaína?

– Los síntomas de una sobredosis por cocaína son:

  • Convulsiones
  • Presión sanguínea elevada
  • Ritmo cardiaco acelerado con riesgo de parada
  • Dificultad para respirar
  • Parálisis muscular
  • Alucinaciones, entre los más comunes.

– ¿Para qué se mezcla el consumo de diazepam y cocaína y qué riesgos implica esto?

– Al ser un estimulante del SNC, la cocaína produce dificultad para relajarse o poder dormir. Algunas personas la mezclan con tranquilizantes como el diazepan para contrarrestar sus efectos. Esta combinación genera un alto nivel de dependencia a ambas sustancias y aumento de los efectos adversos, aparte de otras alteraciones a nivel de los neurotransmisores dopaminérgicos.

– ¿Qué puede pasar tras una sobredosis de cocaína? ¿La persona puede morir de sobredosis de cocaína?

– Sí. Hay riesgo de muerte en una sobredosis de cocaína. Las consecuencias y afectaciones del organismo pueden llegar a ser irreversibles.

Por ejemplo, problemas cardiovasculares, dermatológicos y lesiones en el tabique nasal.

También se ha detectado insuficiencia renal en personas consumidoras de esta sustancia.

– ¿Cómo y dónde se trata una sobredosis por cocaína?

– El tratamiento de sobredosis de cocaína se realiza en un centro hospitalario o médico especializado en drogodependencia. En función del grado de afectación y la sintomatología que presente la persona, se prescribirá el tratamiento farmacológico más adecuado.

Realmente, no existe un antídoto específico para tratar la sobredosis por cocaína. El personal de atención médica intentará paliar los síntomas que se produzcan por la alta ingesta de la sustancia con medicación específica para cada señal del organismo. Por ejemplo, si la persona sufre un ataque cardíaco, se le administrará medicación para reestablecer la circulación; si ha sufrido una embolia cerebral o ictus, se buscará que la sangre oxigenada llegue a la parte del cerebro afectada; o se intentará frenar las convulsiones, en caso de que éstas aparezcan fruto de la intoxicación.

– ¿Cuál es el tratamiento terapéutico que debe seguirse después de estabilizar a la persona con sobredosis?

Mantenimiento farmacológico para estabilizar el sistema nervioso y la posterior derivación a un tratamiento de deshabituación y proceso terapéutico para tratar la adicción a la sustancia.

– ¿Sufren más sobredosis de cocaína quienes mayor poder adquisitivo tienen?

– Hoy en día, el consumo de cocaína se ha extendido indistintamente del rango socioeconómico. Es fácil acceder a esta sustancia, que está al alcance de cualquiera. Cualquier persona puede sufrir sobredosis de cocaína.

Vídeo en el que explican cómo es un tratamiento por sobredosis de cocaína

Mira cómo actúa la coca


¿Quieres informarte y seguir aprendiendo sobre el mundo de las adicciones? ¡Síguenos!

Si quieres comentar algo sobre el artículo «Tratamiento por sobredosis de cocaína», hazlo aquí debajo

5 respuestas a “Tratamiento por sobredosis de cocaína”

  1. Amelia dice:

    Esta enfermedad solo lleva a la autodestrucción y a la muerte yo ingresé y me dieron la vida

  2. Morocha dice:

    Soy consumidora de cocaina, la consumo por la nariz, nunca tuve problemas hasta hoy que me asuste muchísimo. En verdad pensé q me moría. Inmediatamente después de inhalar la última sentí algo q bajo de una y como algo q se rompió en la garganta, quizás solo me pareció ya q hace rato venia consumiendo. La. Cuestión es q me empezó a faltar el aire, como por una hora tuve mucha dificultad para poder respirar. Fue horrible creo q después de esto no voy a consumir más ya que tuve mucho miedo de morirme

  3. Lokita dice:

    Yo soy usuaria de cocaína y antes me la inyectaba pero me pasó dos veces que me quedé inconsciente y con convulsiones y ya la segunda vez dije «hasta aquí» Y ahora sólo la fumo.
    Esas veces que me pasó eso sería una sobredosis o a que se debe?

    • Nikita dice:

      Yo también soy consumidora de cocaína y también me la inyectaba, pero me pasó tres veces lo que tú dices y ahora sólo la fumo. Las veces que me pasó fueron veces que hicimos unos picos mucho más grandes con más cantidad x eso creo que han sido sobredosis. Yo a la tercera dije también «hasta aquí».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El teléfono NO es obligatorio. Sólo si necesitas que te llamemos.

Artículos relacionados

Cómo se siente un ludópata: «Es una enfermedad silenciosa, perversa; te causa placer y te destruye»

Entrevista testimonial que ayuda a comprender qué le pasa a una persona que sufre ludopatía


Artículo actualizado:
Publicado:

Leer más

¿Cuánto influye la genética en las adicciones?

Estas son las posibilidades de que tu ADN te predisponga a desarrollar adicción

Las madres de Marta y Cristina son hermanas. Desde pequeñas se han mantenido muy unidas. Tanto, que dieron a luz a ambas hijas con una diferencia de meses, porque así lo habían soñado siempre. Y siempre hicieron lo posible por que ambas familias vivieran unidas: se mudaron a casas muy cercanas, programaban fines de semana de convivencia, hasta vacaciones enteras, y cada día hablaban una hora por teléfono. 

Sus hijas, las primas Marta y Cristina se criaron así en el mismo barrio, frecuentaban el mismo grupo de amistades, fueron al mismo colegio, a la misma clase, escuchaban la misma música, compartían vestuario y, prácticamente, respiraban el mismo aire. Por si esto fuera poco, presentaban un parecido sorprendente, por el que las confundían a menudo como mellizas

Esto fue así desde muy pequeñas hasta que entraron en la edad adulta, cuando se produjo un punto de inflexión. Cuando ingresaron en la facultad de Periodismo empezaron ambas a ‘tontear’ con los porros. Primero, en fiestas los fines de semana, después en ratos libres y entre clases. Entonces sus caminos se dividieron: Marta dejó de fumar después de un mal viaje, pero Cristina no pudo parar. Hoy se encuentra en un centro de desintoxicación de Madrid tratando una adicción grave al cannabis. Marta va a visitarla cada vez que puede.

Pese a tener vidas muy similares, Marta y Cristina reaccionaron de forma muy diferente a la sustancia. Es decir, demostraron una diferente vulnerabilidad a desarrollar adicción. ¿Por qué? La respuesta puede estar, en gran medida, en la genética.

ADICCIÓN, UNA ENFERMEDAD MULTIFACTORIAL

Antes conviene aclarar que la adicción es una enfermedad multifactorial, multidimensional. Esto significa que es un error grueso atribuir su causa a un solo motivo; depende de la interacción de múltiples factores: biológicos, psicológicos, ambientales (si sus progenitores consumían, si frecuentaba amistades que lo hacían, si tenía menos herramientas para enfrentar dificultades emocionales…).

Dicho esto, las investigaciones apuntan en la dirección de darle un papel destacado a la genética en la probabilidad de desarrollar adicción. Los genes son cadenas de ADN que determinan cómo funciona nuestro organismo, desde las reacciones más básicas hasta el tipo de respuesta que tenemos a una sustancia. Lo increíble es que el 99,9 por ciento del genoma humano es idéntico en todas las personas, pero ese solo 0,1 por ciento basta para que presentemos las diferencias físicas, fisiológicas y conductuales que hacen de la humanidad tan diversa.

En ese porcentaje que determina las diferencias entre las personas se encuentra la predisposición a desarrollar adicción. Los estudios difieren en cuanto al porcentaje de responsabilidad que responde a la genética, lo cual también depende del tipo de sustancia. Sin embargo, coinciden en que este aspecto interviene en un 40 a 60 por ciento, y se potencia cuando interactúa con otros factores.

Esto significa que una persona cuya madre o padre sufren problemas de alcoholismo tiene hasta un 50 por ciento de probabilidades de desarrollar esta enfermedad. Pero si además presenta las alteraciones en sus genes que determinan una susceptibilidad al etanol, las probabilidades aumentan. Es decir, que será más vulnerable que otra cuyos genes no posean esas características que la hacen susceptible a la sustancia psicoactiva que contiene el alcohol y que, sin embargo, se han criado en las mismas condiciones.

Incluso, independientemente de si sus progenitores son alcohólicos, una persona puede tener más probabilidades de desarrollar esta enfermedad si sus genes la hacen más susceptible al etanol. Es decir, incluso cuando sus padres han vivido una vida sin adicciones.

[noticias frase=»vacuna»]

LA PERSONA ADICTA, ¿NACE O SE HACE?

Algunos de los resultados que atribuyen un lugar destacado a la genética en las probabilidades de sufrir adicción se han obtenido en estudios que analizaban pares de gemelos idénticos y mellizos con esta enfermedad. Las conclusiones indican que la predisposición a desarrollar esta patología es más fuerte en los primeros que en los segundos.

En este sentido, es posible inducir que con la adicción “se nace” y también que la adicción “se hace” con las condiciones y experiencias de vida. Por tanto, dos personas con la misma mutación genética que las torna vulnerables a una sustancia pueden seguir destinos muy dispares en cuanto a desarrollar dependencia si sus características psicológicas y ambientales difieren.

Ahí radica el motivo por el cual algunas políticas públicas y las recomendaciones expertas destacan la importancia de ofrecer actividades saludables a las poblaciones. Practicar deporte, por ejemplo, puede disminuir el impulso a consumir sustancias, más allá de nuestra predisposición genética. Ocurre lo mismo con las relaciones: hay estudios que demuestran que los animales dentro de una misma jaula tienden a imitar conductas entre sí. Por tanto, frecuentar ambientes donde el consumo está normalizado, y hasta reivindicado, puede incidir –siempre en interacción con los otros factores mencionados– para caer más fácilmente en la trampa de la adicción.

Los genes son responsables, entre otras cosas, de cómo el cerebro reacciona frente a los estímulos que recibe del exterior, en este caso, las drogas. Así, pueden provocar que una persona experimente un mayor placer que otras al consumir cocaína u otra sustancia. Esto condicionará a sus sistemas del deseo (la dopamina) y de recompensa –encargados de asegurar que volvamos a conductas que nos proporcionaron “bienestar”– a repetir el consumo, de forma más contundente que en otros individuos. Es decir: que la predispondrán a consumir y, por tanto, tendrá más probabilidad de desarrollar dependencia y adicción por exceso de ingesta.

En el caso específico del alcohol, el etanol actúa sobre proteínas en el cerebro. Entre ellas, los receptores de neurotransmisores, que son las moléculas encargadas de comunicar la información que nos hace sentir y pensar. En concreto, al consumir alcohol intervienen los sistemas de neurotransmisores opioide, cannabinoide, serotoninérgico, GABAérgico y dopaminérgico, los cuales despiertan diferentes efectos. Los genes determinan de qué forma los receptores de estos neurotransmisores se comportan ante la presencia de etanol, es decir: si son más o menos vulnerables a la sustancia.

También puede ocurrir que los genes definen el metabolismo de una sustancia, como ocurre asimismo con el etanol. En este sentido, los genes pueden determinar que su cuerpo no procese y metabolice el alcohol con la misma “eficacia” que otras personas y, por tanto, que la persona sea más vulnerable al químico. Esta vulnerabilidad implica que los efectos psicoactivos del etanol, lo que sentimos cuando bebemos, se expresen con mayor facilidad. Como consecuencia, sus sistemas de recompensa y del deseo desarrollarán tolerancia y dependencia a la sustancia con más rapidez que en otros casos.

Los genes pueden predisponer en un 50 por ciento a la persona a ser más susceptible al etanol que la media. Foto de Andrey Zvyagintsev en Unsplash

GENES Y SALUD MENTAL

Por otra parte, la genética también determina el desarrollo de otros trastornos mentales. Existe conexión entre las variaciones de genes observadas en grupos de personas y la manifestación en estas de alteraciones psicológicas, como pueden ser la depresión o la ansiedad

Estas patologías mentales pueden fomentar el uso de sustancias para contrarrestar o compensar sus síntomas, y, por tanto, predisponer a la persona a desarrollar dependencia o adicción. En el ámbito clínico, la presencia de adicción y otro trastorno psicológico –es decir, la comorbilidad entre dos trastornos mentales–, se conoce como patología dual.

Las diferentes tecnologías y métodos para estudiar el genoma buscan identificar, precisamente, la conexión entre las pequeñas variaciones en el ADN (que incluso pueden ser de una letra) y la presencia de enfermedades, como la adicción, la diabetes, el cáncer, en una muestra de población determinada. Si identifican que un grupo de personas que sufre, por ejemplo, hipertensión, presenta una misma alteración en un gen, entonces atribuyen a esa modificación una responsabilidad en la predisposición a generar la enfermedad. Esta información se aplica en el desarrollo de nuevos fármacos y métodos de intervención.

Con todo, nunca la genética por sí sola garantizará que una persona sea adicta. Siempre intervendrán factores propios de la personalidad y del ambiente. Por eso se le atribuye tanta importancia al entorno en el que se desenvuelve cada sujeto/a, así como a sus experiencias de vida y comportamientos. 

Convivir con personas adictas, sobre todo si se trata de padres o madres, puede contribuir como factor hereditario a desarrollar la enfermedad. Pero igualmente cierto que hacerlo y obtener fuera de casa recursos y herramientas para gestionar esa difícil situación, así como presentar rasgos psicológicos sólidos, integrar grupos de amistades saludables, forjar una personalidad segura y hacer deporte, pueden desalentar la influencia hereditaria y genética.

LA EPIGENÉTICA Y LA ADICCIÓN

La epigenética significa “por sobre” o “además de” de la genética. Es una disciplina que estudia los cambios que se producen en la expresión de los genes como consecuencia del entorno. En otras palabras, que la genética nos viene dada pero en parte puede variar con lo que vivimos. Si bien la información del ADN en las células del organismo de una persona es idéntica en todas ellas, hay algunas susceptibles a modificarse en función de los estímulos que reciben del exterior. Entre ellas, las células nerviosas y las epidérmicas.

La información del ADN en estas células puede transformarse y enriquecerse por influjo del entorno. Con el transcurso de la vida, la persona frecuenta diferentes ambientes y toma diversas decisiones, lo cual influirá en la información que conforma su ADN. Incluso puede transmitir estas nuevas modificaciones a su descendencia. Este cambio provocado desde fuera influirá en su comportamiento, y también en el riesgo de sufrir adicción o responder de una forma u otra al tratamiento.

En este sentido, si una persona fuma cannabis puede afectar al nivel de producción de proteínas cerebrales que intervienen en esa adicción y modificar la información correspondiente en su ADN. Con el tiempo, si tiene un hijo o una hija, quizá le herede esta información genética modificada y, por tanto, nazca una persona con mayor predisposición genética a desarrollar adicción. Eso sí, para que esta posibilidad se concrete, deberán confluir en la misma dirección el factor genético con el ambiental, el psicológico, el familiar y sociales. La genética per se no determina que una persona sea adicta.


Categoría: Adicción
Publicado:

Leer más

Todo lo que debes saber sobre el síndrome de abstinencia a la cocaína

Qué pasa cuando dejas de consumir coca y eres adicto/a


Artículo actualizado:
Publicado:

Leer más

Existe una solución para ti


900 525 727