+2.400 tratamientos iniciados

+15.000 familias ayudadas

+3,8M de lectores/as

DÍA MUNDIAL SIN TABACO

¿Por qué se puede fumar en los centros de desintoxicación?

Día Mundial Sin Tabaco: sobre la relación entre tabaquismo y otras adicciones

6 minutos
Publicado el
Fumar tabaco en los centros de desintoxicacion de adicciones

Las personas con adicción a drogas y a conductas sin sustancias suelen fumar más que la media de quienes no presentan esta enfermedad. Incluso esta prevalencia de tabaquismo es mayor que en el resto de la sociedad en aquellas personas que se encuentran en un tratamiento de adicciones

En la mayoría de centros de desintoxicación de España permiten fumar a los y las pacientes, quienes deben costearse sus cigarrillos. Es, por supuesto, la única sustancia que se admite consumir, ya que no dejan ni tan siquiera beber café con cafeína. 

La relación entre dos trastornos coexistentes en una misma persona se llama comorbilidad. Y en concreto éstas, tabaquismo y trastornos mentales, por ejemplo, y tabaquismo y adicción, han sido investigadas por estudios desarrollados en todo el mundo. La prevalencia del consumo de tabaco en personas con adicción, así como en tratamiento por esta enfermedad, es mayor que en el resto de la sociedad. También lo es en personas con depresión, estrés o ansiedad, y, sobre todo, con esquizofrenia o trastorno bipolar.

Argumentan esos estudios que, en el caso de personas con ciertos trastornos mentales, la nicotina puede llegar a proporcionar la sensación temporal de aliviar los síntomas de esas patologías. No obstante,  muchos de esos estudios también indican que dejar el hábito de fumar se vincula notoriamente con la mejora de la calidad de vida y la salud mental, incluso en personas con esas enfermedades.

¿Es contradictorio que en un tratamiento que busca superar una adicción se permita fumar tabaco? En todo caso, ¿por qué se admite que los pacientes practiquen este hábito tóxico, relacionado con una mayor mortalidad?

Coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco, Adictalia se propuso profundizar en esta característica de los tratamientos de adicciones. Para ello, consultó a tres personas que dirigen o se encargan de la parte terapéutica en diferentes centros de desintoxicación de España. Estas fueron sus respuestas:

El hábito de fumar en los centros de adicciones

¿Por qué se permite fumar?

– ¿Por qué se permite fumar en los centros de adicciones, si esta es una adicción más?

Centro 1: En las primeras fases del tratamiento, cuando la persona está eliminando la sustancia tóxica del cuerpo, se elevan los niveles de ansiedad. Permitir que las personas puedan fumar, de manera controlada, ayuda a reducir esa tensión y las futuras complicaciones en el tratamiento.  

Centro 2: El tratamiento se centra en la adicción que tenga un riesgo vital más importante o que está haciendo la vida de la persona ingobernable de una forma más inmediata. Sabemos que el tabaco tiene un efecto perjudicial para la vida a largo plazo, pero, quizás, no tanto a corto plazo. Dejamos fumar porque la adicción al tabaco es muy complicada de eliminar y nos centramos en lo que consideramos más importante: el consumo de drogas ilegales o las conductas que están volviendo la vida del adicto ingobernable. 

Director centro 3: Hay que priorizar primero las adicciones más fuertes, como pueden ser el consumo de estupefacientes o las conductas adictivas, y luego ir poco a poco con otros hábitos. No se puede trabajar todo al mismo tiempo porque la persona desarrolla niveles altos de ansiedad, nerviosismo y se puede llegar a plantear dejar el tratamiento

Las consecuencias de no permitirlo
tabaco en un centro de adicciones
Para aliviar la ansiedad en la primer fase del tratamiento, el deporte es fundamental. Pero también suele permitirse fumar a las personas en recuperación.

– ¿Cuáles son las consecuencias de no dejar fumar durante un tratamiento?

Centro 1: Durante el proceso de desintoxicación y deshabituación se produce un incremento significativo de la ansiedad. Esto no solo se debe a la abstinencia del tóxico o comportamiento-problema, sino también a circunstancias tan naturales como la distancia familiar, la incertidumbre, desenvolverse en un entorno desconocido, el cambio de hábitos, etc. Aunque la medicación puede ayudar mucho en esos momentos a regular la ansiedad y el sueño, introducir una variable más, como puede ser dejar de fumar, no sería aconsejable. Esto dispara la ansiedad basal en quienes tienen ese hábito y supone una complejidad innecesaria añadida al tratamiento.

Centro 2: Hay personas que han dejado de fumar durante el tratamiento y les ha ido muy bien, pero hay otras a las que les es completamente imposible. Comenzar un nuevo proceso para dejar el tabaco supondría la aparición de ansiedad y estrés, que es justo lo contrario a lo que se busca. Necesitamos que la persona adicta esté centrada en la recuperación del consumo

Centro 3: Donde más se nota es a la hora de ingresar. Si le dices a una persona que va a ingresar para dejar cualquier tipo de sustancia o comportamiento, que lo debe hacer sin fumar, muchas lo rechazan: no pueden trabajar todas las adicciones a la vez.

Algunos centros sí lo permiten

– ¿Qué opinas de los tratamientos de los centros (sobre todo de tipo religioso) que no dejan fumar?

Centro 1: Hay muchos métodos distintos que habría que valorar en su conjunto para opinar sobre su efectividad. No obstante, aquí desaconsejamos dejar el tabaco, al menos durante el primer año de tratamiento.

Centro 2: Es bastante ilógico. Es una adicción igual que cualquier otra, pero con vistas a largo plazo. La realidad es que si el proceso de recuperación de la adicción ha sido bueno, en algún momento la persona dejará de fumar también. Quizás no sea el momento cuando está en un centro de ingreso de adicciones. 

Centro 3: Hay centros que usan la fe como elemento motivador, y les puede funcionar. Pero en muchos casos dejar de fumar al mismo tiempo que abstenerse de consumir la sustancia principal puede ser contraproducente, porque los niveles de ansiedad que se generan son muy fuertes y el paciente tiene que desahogarse por algún lado

¿Y las personas que quieren dejar el tabaco?

— ¿Qué opción tiene la persona adicta al tabaco que quiere ingresar en un centro de adicciones para dejarlo y que se encuentra con que la mayoría permiten fumar?

Centro 1: Es muy difícil dejar de fumar en un entorno en el que la mayoría fuma a tu lado. Esa persona tendría que buscar un recurso de tratamiento específico para dejar de fumar. Si se trata de un centro de adicciones, éste deberá contar con una unidad especial o espacios destinados para ese fin.

Centro 2: No sé si en España existen centros que trabajen exclusivamente la adicción al tabaco. Se han dado casos en los que personas han venido a nuestro centro para dejar de fumar y la respuesta ha sido siempre la misma: nuestro centro no es el adecuado porque casi la totalidad de los pacientes fuman. Ciertamente, hay pocas opciones en España para dejar el tabaco con un ingreso residencial. De manera ambulatoria existen muchas ayudas para que una persona pueda abandonar este hábito. 

Centro 3: La persona debe ir a un centro donde no se fume, por supuesto. Aunque en muchos casos no haría falta un ingreso residencial 24/7. Hay muchos tratamientos ambulatorios que trabajan el tabaco de manera exclusiva y sería lo más recomendable para esas personas.

¿Se puede tratar el tabaquismo en simultáneo?

— ¿Cómo se ayuda a la persona, que ya se encuentra avanzada en el tratamiento, a que también deje el hábito de fumar?

Centro 1: A partir del año en tratamiento, ofrecemos un programa de apoyo psicoterapéutico y farmacológico específico para dejar el tabaco. Nunca se impone y tampoco es un objetivo de nuestro itinerario terapéutico. Pero sí es cierto que acompaña a desarrollar y reforzar nuevos hábitos de vida saludable que muchos pacientes van adquiriendo, como el deporte, la comida sana, un descanso de calidad, etc.

Centro 2: En un punto avanzado, el propio tratamiento, los principios y valores adquiridos, y el amor que siente una persona por sí misma, harán que se plantee dejar el tabaco como última liberación hacia el consumo de drogas. El o la terapeuta puede dejarle caer tantas veces como quiera a la persona que quiere dejar el tabaco, pero será ésta quien tome la decisión. Porque sentirá que fumar ya no va acorde con la vida alejada del consumo que ha retomado. 

Centro 3: La persona que ha superado con éxito una adicción fuerte, con una dependencia profunda, y se ha priorizado a sí misma, es responsable de querer dejar de fumar tabaco. Hemos tenido casos de gente en un estado avanzado del tratamiento que ha decidido dejar de fumar y lo normal es que, una vez acaben el tratamiento, con la ayuda de los centros ambulatorios y la fortaleza y mentalidad que han adquirido en el centro, puedan dejar también este hábito. Lo mismo pasa con otros hábitos como, por ejemplo, la alimentación. 

Si te gustó el artículo, ¡compártelo!

Redacción

Equipo Adictalia
Comité Editorial | comunicacion@adictalia.es

Escribe un comentario

No se mostrarán tus datos personales, solo tu nombre. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Mantente actualizado sobre las novedades del sector. La salida es colectiva.

El mejor centro de desintoxicación de España

¿Cuáles son las características que debe reunir el mejor centro de desintoxicación?

Publicado el
19 minutos

Rutina diaria en un centro de tratamiento de adicciones

¿Qué actividades se llevan a cabo y que hábitos se adquieren en un tratamiento de adicciones?

Publicado el

El secreto del éxito en un tratamiento de adicciones

Las claves para comprender de qué depende superar una adicción

Publicado el

Un cuento para decirles que papá o mamá ingresarán en un centro de desintoxicación

"Ya no me escondo", un libro de cuentos para menores con progenitores con adicción

Publicado el
6 minutos

Centro de desintoxicación para empresarios y ejecutivos

Cómo funcionan los centros de rehabilitación de adicciones con pacientes empresarios

Publicado el
11 minutos

Centros de desintoxicación exclusivos y de lujo en España

Clínicas privadas de desintoxicación al alcance de pocas personas

Publicado el
9 minutos
Índice de este artículo