+2.400 tratamientos iniciados

+15.000 familias ayudadas

+3,8M de lectores/as

TRATAMIENTO DE ADICCIONES

Pellet antialcohol: ¿Un remedio milagroso para el alcoholismo?

Qué es realmente este fármaco que se promueve desde Chile como una innovación para conseguir la abstinencia

Publicado el
pellet antialcohol

Aparece en este artículo

Desde el otro lado del Atlántico llegan informaciones teñidas de novedad. Un remedio en forma de parche para reducir a cero el consumo de alcohol. Así definen los creadores del pellet antialcohol su método para acabar con esta enfermedad: la adicción. 

“El Pellet Alcoholismo es un método capaz de reducir el consumo de alcohol a cero, debido a que éste se inserta a nivel subcutáneo, el cual contiene un potente medicamento que produce un efecto desagradable y de rechazo del alcohol”, así lo define la empresa creadora del parche

Pero como no todo lo que reluce es oro, y menos en los tiempos de internet, Adictalia quiso ir más allá para profundizar en esta “novedosa” herramienta que la empresa presenta como solución innovadora. Primero, porque como sabemos, no existen los remedios mágicos para esta enfermedad. Segundo, porque todo producto que se vende como innovador puede ser una simple estrategia de marketing.

¿Cómo funciona?

Tratamiento de alcohol con Pellet Alcoholismo

El tratamiento con esta fórmula no es más que disulfiram en forma de pellet (bolita, en inglés) estéril, que se aplica de manera subcutánea en la zona abdominal. Así lo explica la empresa creadora.

Califican al pellet como un ‘tratamiento de apoyo’ que prolonga la sobriedad por la reacción de rechazo que provoca ante el consumo de alcohol. Esta reacción permite a la persona que inicia el tratamiento, dicen sus creadores, ‘vivir sin preocupación, riesgo de recaída y de forma óptima’. 

Este implante cuenta, siempre según la empresa creadora del pellet, con beneficios como:

  • Apoya para no consumir alcohol. Al tener el implante dentro del organismo, cuando la persona consume alcohol, el pellet provoca una reacción desagradable. Los síntomas pueden ir desde náuseas y vómitos, hasta dificultades respiratorias y palpitaciones.
  • Apoya la abstinencia porque, según Pellet Alcoholismo, suministra disulfiram de 4 a 8 meses de forma constante. 
  • Reduce la recaída al crear una ‘barrera física’.
  • Mejora la adherencia al tratamiento. Al ser un implante, según la empresa, la persona puede «concentrarse en su recuperación en lugar de la administración diaria”. 
  • Para las personas que se exponen a situaciones de riesgo en las que se les presenta la posibilidad de consumir alcohol, el implante crea una ‘capa de seguridad’.

La duración del efecto del implante, se asegura, es de 4 a 8 meses. En este tiempo, según la empresa, el tratamiento va a ayudar a la persona a reducir a cero el consumo de alcohol.

Disulfiram

Qué es el disulfiram

El disulfiram es un fármaco que se usa para tratar a personas con problemas de alcoholismo crónico. En el tratamiento de la enfermedad de la adicción, el medicamento se puede recetar a las personas en los periodos de desintoxicación y deshabituación. 

La acción del fármaco en el cuerpo es simple: actúa como respuesta aversiva ante el consumo de alcohol. Una persona que esté tomando disulfiram por prescripción médica y tome alcohol tendrá síntomas como náuseas, dolor de pecho o dificultades para respirar

En sus inicios, se consideró que el uso de disulfiram, con algunas dosis de alcohol, podía ser bueno para provocar esa reacción aversiva en la persona. La idea era que, con dosis administradas reiteradamente, el o la paciente terminaran asociando la reacción alcohol-disulfiram con beber, y de esa forma no deseara consumir más. En 1952 la OMS pidió no usar el disulfiram como medicamento para combatir el alcohol. En su lugar, recomendó emetina y apomorfina. 

Desde que se creó el fármaco, la forma más habitual de suministrar el disulfiram ha sido la oral. En forma de pastillas o cápsulas. Más tarde se empleó de manera inyectada intramuscular. Y desde hace un tiempo también se viene usando en forma de implante subcutáneo. Es el caso de Pellet Alcoholismo, que se anuncia en su web como un novedoso tratamiento, y la razón de este artículo.

El uso de disulfiram ha puesto sobre la mesa multitud de opiniones. Algunos autores ven su uso con buenos ojos, aunque hay otros más precavidos que no recomiendan su práctica en cualquier persona. 

En 2002, se estudió la eficacia de los implantes subcutáneos de disulfiram. El objetivo era ver si tenía resultados positivos en el tratamiento del alcoholismo. Para ello, se introdujo el fármaco en 12 comprimidos que iban poco a poco liberando el disulfiram. El resultado reveló que era una técnica útil, pero no apta para todos los pacientes

En concreto, podía servir para personas con cierto control de las ingestas, inexistencia de riesgo suicida, fracaso de la administración oral. También para personas que eran incapaces de mantener largos períodos de abstinencia.

La última referencia de algún estudio que evalúa la eficacia del disulfiram en su forma inyectable de liberación prolongada data de 2007. La conclusión fue que la eficacia del inyectable era igual o superior a los implantes, además con menor coste y molestias. Lo que sí deja claro el estudio es que esta técnica tiene que ir acompañada de medidas psicoterapéuticas. 

La enfermedad de la adicción comprende aspectos físicos, pero también psicológicos, emocionales y sociales. Es, en definitiva, una enfermedad multifactorial o multidimensional: no tienen una sola causa. Un medicamento, por sí solo, no va a poner fin a la enfermedad. Hay que trabajar a todos los niveles con la persona para cambiar los hábitos tóxicos que le han llevado a desarrollar la enfermedad y reestructurar su vida. 

implante de pellet para el alcoholismo
El pellet antialcohol se aplica de manera subcutánea mediante una incisión en la zona abdominal.
La opinión de un experto

La opinión de un experto sobre el pellet antialcohol

En Adictalia hemos querido ir más allá y hemos preguntado a Francisco Pascual Pastor, presidente de Socidrogalcohol, sobre el Pellet Antialcohol. Pascual se ha remontado varias décadas en su experiencia en el tratamiento del alcoholismo en España, para hablar de esta vieja ‘alternativa’, que indica complementaria en el proceso terapéutico con la enfermedad de la adicción. 

Los inicios del pellet

Primeros tratamientos

“Cuando empecé en alcohólicos rehabilitados, en el 87, mis antecesores en este campo ya ponían lo que, por aquel entonces, llamaban ‘implante’. El implante venía en 10 comprimidos de 100 miligramos de disulfiram. Lo llamábamos esperal, supongo que derivaba de esperanza. Se implantaban por medio de una incisión a nivel del abdomen (arriba de la ingle, un poco alejado del ombligo). El corte, con anestesia local, atravesaba la piel y el tejido adiposo. Durante un tiempo se suponía que los comprimidos iban liberando poco a poco el disulfiram”. 

Complicaciones del implante

Primeras complicaciones

“Nos dimos cuenta de que el implante, lejos de tener evidencia científica, a veces se infectaba y se enquistaba. Además, no podíamos asegurar sus niveles plasmáticos. Había personas que, al mes de tener el implante, bebían y no les pasaba nada. ¿Por qué? Porque había casos donde los comprimidos se liberaban, pero en otros, no, se quedaban enquistados. Y no había manera de saber en quién ocurría esto”.

“Normalmente, sí había una reacción en la zona donde estaba el implante: se volvía roja, y no era agradable para la persona. En algunos casos la incisión se infectaba”. 

Francisco Pascual Pastor
Inyección de disulfiram

De implantes a la inyección de disulfiram

“Cuando ahora observo el pellet que promueven, veo exactamente lo mismo que existía antes aquí. Pero, en lugar de pastillas, ahora es una píldora, una cápsula, que dentro tiene el disulfiram. Y en lugar de ponerlo sobre el abdomen, la incisión se hace en la parte superior de la nalga”. 

“En Polonia y otros países del Este ya se utilizaba un sistema parecido de implantes hace muchos años. El sitio de incisión era la espalda, más precisamente el omóplato. Por aquel entonces surgió la inyección de disulfiram: la disolución de esta droga por vía intramuscular. La lógica que se buscaba era la misma que con los implantes. Había que asegurarse de que la persona no hubiese consumido alcohol al momento de aplicarle la inyección, pues podía generar reacción.”

Inyección de disulfiram

“La inyección de disulfiram en la práctica actúa de la misma forma, con el mismo principio, que el pellet. Una inyección que se pone por vía intramuscular. Lo único que debes asegurarte es de que la persona no haya consumido alcohol, porque podría causar una reacción. Lo que quisimos hacer, pero no pudimos en su época, fue medir científicamente los niveles plasmáticos de disulfiram inyectado e implantado”. 

La inyección de disulfiram actualmente no se comercializa. Sólo se prescribe tras fórmula magistral, lo que significa que el médico o la médica solicita a una farmacia la preparación de una fórmula inyectable con disulfiram, donde especifica el principio activo, la dosis y los excipientes.

Estudios científicos

El problema de medir los niveles de plasma

“Intentamos con laboratorios y la facultad de medicina estudiar los niveles plasmáticos de disulfiram en ambas técnicas: implantes e inyecciones. Es decir, investigar científicamente para saber si realmente genera niveles plasmáticos: cantidad suficiente de disulfiram en plasma como para durar lo que dicen que dura, de 8 a 12 meses, que es lo que aseguran quienes lo venden”. 

“Sin embargo, no hay estudios de niveles plasmáticos de pellet o de inyecciones en España, que yo sepa. De hecho, no hay ninguna farmacia que comercialice los pellets. ¿Dónde se compran los pellets? ¿Quién los pone a la venta? ¿Quién se asegura de que sea realmente efectivo? Nadie”. 

Efecto placebo

Efecto placebo

“En su momento, con motivo de la inyección de disulfiram, hablé con el laboratorio que fabricaba el disulfiram aquí en España y me contestaron en esa oportunidad: ‘Doctor Pascual, no existe forma de asegurar que el antabus (nombre comercial con que se vende el disulfiram) sea un fármaco de acción retardada’. 

“En ese momento pensé: ¿Qué le estoy poniendo a los pacientes cuando les aplico la inyección? Entonces lo denominé, en tono irónico, ‘perculín complex plus’, básicamente, porque  podríamos encontrarnos frente a un placebo. Es decir, aunque la inyección contenga fármaco, ¿cuánto tiempo va a durar? Realmente no lo sabíamos porque no habíamos podido hacer estudios para determinar niveles plasmáticos.  Además, el propio laboratorio me decía que no existía este fármaco en forma retardada”.

“Creo que no hay que engañar a la gente. Es posible que esto puede tener un efecto en la persona de decir: ‘me he puesto algo y por eso no puedo beber’. Pero de ahí a que tenga una validez científica probada, va a ser que no”. 

Falta de evidencia

Falta de evidencia

“Se ha hecho algún estudio comparativo, pero no hay ningún tipo de evidencia ni eficacia. Está bien que la gente pueda hacer negocio, pero hacerlo con la salud de las personas y sin ningún tipo de evidencia, creo que es triste”. 

“Esto lo digo consciente de que yo fui uno de los que utilice esta modalidad en su día. Porque cuando tú no tienes algo que sea muy efectivo, intentas probarlo todo para ayudar a la persona. Y te tengo que decir que hay gente que hemos conseguido que deje de beber. Ahora bien, si te pongo algo dentro del cuerpo, que además lo notas, porque sí notas las pastillas en el abdomen, es probable y lógico que pienses: ‘Si bebo me puede pasar algo’. Entonces, ¿qué hace efecto: el fármaco o la cabeza?

El alcoholismo se puede superar, con la ayuda adecuada.

Si te gustó el artículo, ¡compártelo!

Redacción

Equipo Adictalia
Comité Editorial | comunicacion@adictalia.es

Sé parte de la conversación

4 comentarios

  1. Marta Gonzalez 23 Jun • 02:02

    que hay de los comprimidos que debe tomarse a diario por vía oral?… tampoco hay evidencia que produzca algún efecto ?

  2. Carlos 22 Jun • 15:13
    Por experiencia propia el disulfiram en cualquiera de sus formatos es simplemente un primer paso en la rendición y la aceptación de la enfermedad a la que nos enfrentamos: «la enfermedad de la adicción» Sin duda el primer paso es difícil de dar y solo se consigue vivir sereno... Leer más
    Por experiencia propia el disulfiram en cualquiera de sus formatos es simplemente un primer paso en la rendición y la aceptación de la enfermedad a la que nos enfrentamos: «la enfermedad de la adicción» Sin duda el primer paso es difícil de dar y solo se consigue vivir sereno con esta enfermedad desde la aceptación y la constancia que te da vivir en una recuperación constante y por lo tanto en constante evolución ❤️ Leer menos

Escribe un comentario

No se mostrarán tus datos personales, solo tu nombre. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Mantente actualizado sobre las novedades del sector. La salida es colectiva.

¿Cómo funciona una terapia familiar de adicciones?

Todo lo que debes saber sobre esta herramienta terapéutica ineludible para tratar esta enfermedad

Publicado el
18 minutos

Disulfiram: «Los tratamientos farmacológicos no son la panacea»

El tratamiento óptimo para el alcoholismo, según un experto, y la función del disulfiram

Publicado el
11 minutos

Antabus: cómo es la pastilla que ayuda a tratar el alcoholismo

Así se llama la marca más conocida con que se presenta la sustancia Disulfiram

Publicado el
13 minutos

¿Dejar los porros de golpe o poco a poco?

La mejor estrategia para dejar el cannabis cuando sientes dependencia.

Publicado el

¿Qué es el Modelo Prochaska para salir de la adicción?

Un recorrido general por este enfoque de tratamiento de adicciones.

Publicado el
7 minutos

La historia de las comunidades terapéuticas y el tratamiento de adicciones 

Una radiografía desde los inicios hasta la actualidad

Publicado el
6 minutos
Índice de este artículo