ENTREVISTA AL TERAPEUTA ENRIQUE RODRÍGUEZ MÁRQUEZ

¿Los adictos no quieren a nadie? Mentira, engaño, manipulación…

Claves para comprender las actitudes de las personas que sufren adicción

7 minutos
Publicado el
Artículo actualizado el
los adictos no quieren a nadie?

Aparece en este artículo

Terapeuta, Intervencionista, Lic. en CC. Biológicas y Escritor | Web

Hay padres y madres que han llegado a expresar a Adictalia que preferían ver a su hijo o hija muertos antes que seguir sufriendo las consecuencias de su adicción. Aunque parezca terrible, se trata de un sentimiento común y normal en familiares que viven cada día la impotencia, el miedo y la incertidumbre de no saber lidiar con las mentiras y manipulaciones constantes de la persona adicta. Actitudes tóxicas que convierten las relaciones familiares en un verdadero infierno y que únicamente pueden provocar dolor, sobre todo cuando se desconoce cómo actuar.

En las redes sociales abundan las opiniones de quienes han vivido de cerca la adicción de un familiar y que le acusan de actuar conscientemente con desprecio por su entorno. Ex parejas, hermanos, amistades… que han sufrido las repercusiones de las acciones de la persona adicta. Por tanto, cargan toda su rabia contra ésta, acusándola de “no querer a nadie”. 

Pero, ¿qué hay de cierto en la idea de que los adictos no quieren a nadie? ¿Cómo puede explicarse -desde la psicología- las mentiras, los engaños, las manipulaciones, que deterioran las relaciones y hunden a familias enteras? ¿Cómo comprender frases del tipo “necesito dinero para pagar una deuda con el camello, por favor mamá, que si no me van a matar”, que en realidad buscan financiar el consumo? Adictalia consultó con el terapeuta Enrique Rodríguez Márquez, autor del libro “Puedes ser libre: Todo lo que necesitas saber y practicar para superar las adicciones”, sobre lo que esconde la pregunta: “¿Los adictos no quieren a nadie?”.

Relación entre la adicción y la manipulación

¿Cómo es la personalidad de una persona adicta?

– ¿Cuál es la relación entre la adicción y el comportamiento manipulador o mentiroso que demuestran algunas personas que sufren la adicción?

– La adicción, el consumo de sustancias o práctica de conductas adictivas de forma compulsiva, está absolutamente asociada a la mentira. Las personas cuando sufren el trastorno de la adicción y consumen, mienten porque tienen la voluntad secuestrada: eso les lleva a ocultar, manipular, esconder y/o engañar de manera continua.

Patología dual

– ¿Existen factores subyacentes, como trastornos mentales coexistentes con la adicción, que puedan contribuir a que la persona adicta manipule y mienta en mayor medida?

– La adicción a veces lleva acompañadas otras patologías subyacentes. Esto se conoce como patología dual: cuando la persona, aparte de la enfermedad de la adicción, puede presentar otra enfermedad, como depresión, psicosis, esquizofrenia. Sin embargo, no es necesario, que exista esa patología dual para que la persona adicta mienta. Es decir, simplemente con que alguien sufra un trastorno de adicción estará mucho más predispuesto a mentir, pues es una característica de la propia enfermedad.

Mentiras y manipulaciones más comunes

– ¿Existen patrones comunes en los tipos de mentiras o manipulaciones que las personas adictas tienden a emplear?

– Sí existen ciertos patrones en las mentiras y manipulaciones de una persona adicta. Por ejemplo: 

  • Tapar los consumos, ocultando o negando que se haya consumido.
  • Pedir dinero para consumir, diciendo que es para otro propósito.
  • Cuando la persona adicta todavía no ha aceptado su adicción, puede mentir también a su entorno laboral y familiar diciendo que no tiene problemas.
La culpa y la vergüenza

Simplemente con que alguien sufra un trastorno de adicción estará mucho más predispuesto a mentir, pues es una característica de la propia enfermedad.

¿Qué emociones tiene una persona adicta?

– ¿Cómo influye la culpa o la vergüenza relacionada con la adicción en el  comportamiento manipulador o mentiroso?

– La culpa es un aspecto inherente a la adicción, la acompaña permanentemente. Es un sentimiento absolutamente devastador y autodestructivo. Por esto mismo, “le va muy bien” a la enfermedad de la adicción que la persona adicta se sienta culpable: esa culpabilidad favorece el consumo y fortalece el trastorno de la adicción.

La negación de la adicción

– ¿Cómo se relaciona la negación de la adicción con la necesidad de manipular y mentir?

– La enfermedad de la adicción no es algo que se desarrolla de la noche a la mañana. Hasta llegar a ella se pasa por tres etapas: 

  • El uso de la sustancia o de la conducta 
  • El abuso de sustancia
  • La adicción

La adicción se manifiesta cuando, al producirse un desequilibrio de los receptores de dopamina y activarse el circuito de recompensa, la corteza prefrontal racional ya no tiene ningún poder de control sobre esa parte del cerebro. El circuito de recompensa se encuentra asociado al sistema límbico y al cerebro reptiliano, encargados de las emociones y los instintos.

A la persona adicta le cuesta aceptar que tiene un problema, no quiere verlo: es cuando se produce la negación. El primer paso para que un adicto pueda cambiar y pueda ser libre algún día de su adicción consiste, precisamente, en aceptar que tiene un problema. Y el segundo paso es pedir ayuda.

Te puede interesar...

Adicción a sustancias y a conductas

– ¿Hay diferencias significativas en el comportamiento manipulador o mentiroso entre personas adictas a sustancias y personas adictas a conductas, como el juego o la tecnología?

– No, el comportamiento manipulador o mentiroso de la persona adicta es el mismo, porque la enfermedad es la misma, tanto si se consumen sustancias o conductas: la adicción.

La persona adicta va a actuar igualmente de forma manipuladora o mentirosa, tenga una adicción a conductas (juegos, compras, nuevas tecnologías, sexo) o sustancias (alcohol, hachís, marihuana, cocaína, etcétera).

Tratamiento y terapia

– ¿Cómo puede ayudar la terapia a las personas adictas para cambiar su comportamiento manipulador y mentiroso?

– La terapia o ayuda psicológica es un factor absolutamente crítico para superar el hábito adictivo que lleva a la persona a mentir y a manipular. En definitiva, para que pueda superar su problema de adicción.

– ¿Cuáles son las estrategias psicológicas más efectivas para tratar la manipulación y la mentira en el contexto de la adicción?

– Hay diversas estrategias psicológicas para abordar la manipulación y mentiras de una persona adicta. Destaca entre ellas la terapia cognitivo-conductual. Desde este enfoque, la persona debe comprender que ella no es una mala persona, no es una viciosa, ni es mentirosa por naturaleza. Es, en verdad, una persona que está enferma. 

La terapia cognitivo conductual busca primero disminuir la culpa. Trabaja sobre aspectos como la autoestima y la confianza, que son rasgos personales fundamentales para que una persona pueda tener una vida sana y saludable. La adicción destruye estos aspectos absolutamente. 

Si crees que tu familiar padece un problema de adicción, podemos ayudarte.

La terapia cognitivo conductual ayuda a tener un comportamiento responsable y a construir nuevos valores. Entre ellos, el valor de la humildad, el de la valentía, el de la generosidad, el de la honestidad consigo misma y con los demás.

Gracias a construir estos valores, a fortalecer actitudes basadas en estos principios, la persona adicta deja de manipular y de mentir. Porque hay que tener claro que estas personas no son mentirosas y manipuladoras, sino que actúan así debido a su enfermedad y al hecho de que su voluntad está absolutamente secuestrada por la adicción.

El papel de la familia

Consejos para familiares

– ¿Pueden contribuir los problemas familiares o de comunicación al comportamiento manipulador y mentiroso de la persona adicta?

– Indudablemente. Los problemas familiares o de comunicación fomentan las actitudes manipuladoras y mentirosas. Si la persona adicta vive en un entorno poco saludable y agresivo, estará más predispuesto evidentemente a mentir y manipular a quienes le rodean.

El ambiente es muy importante: el tipo de personas que rodean a la persona adicta es un factor absolutamente crítico para potenciar sus defectos de carácter o para que ésta tenga más probabilidades de éxito de liberarse de su trastorno.

– ¿Cómo debería actuar la familia y el entorno de la persona adicta ante la mentira y la manipulación?

– Los familiares de las personas adictas sufren muchísimo, tanto quizá como ellas. Al principio no entienden el comportamiento y los actos de su familiar. Por eso es muy importante educarles para que comprendan que la persona que tienen al lado está enferma, sufre una enfermedad: no es viciosa, no está desquiciada, no le da igual la familia, sí que le importan sus hijos. Lo que pasa es que la enfermedad le hace actuar de modo que todo eso parece lo contrario, precisamente. 

Pongamos un ejemplo: si a un hijo de 24 años que es un chaval sano, de repente le diagnostican un cáncer de páncreas, no le consideraremos culpable. Él no ha querido que le ocurriera eso, no lo ha elegido, incluso si fuma. De la misma forma, nadie elige ser adicto o adicta.

Muchas personas usan drogas o conductas adictivas de forma recreativa. Luego pueden incluso pasar a abusar de ellas. Pero únicamente hay un pequeño porcentaje que llega a la tercera fase, es decir, que desarrolla la enfermedad a la adicción.

Es muy importante que comprendan que la persona que tienen al lado está enferma, sufre una enfermedad: no es viciosa, no está desquiciada, no le da igual la familia, sí que le importan sus hijos.

– ¿Qué sugerencias puedes hacer, desde su experiencia, a las familias de personas adictas?

– Las familias, por tanto, deben entender, en primer lugar, qué significa y cómo es la enfermedad de la adicción. Que tengan claro que esa persona, su familiar, está sufriendo muchísimo por una enfermedad como puede ser otra, de la cual no se puede buscar culpables.

Una recomendación importante para los familiares consiste en no tapar los consumos. Hay familiares que llaman a la oficina porque la persona adicta ha consumido y al llegar a casa dice  que está destrozada, y le cubren. No deben entrar en chantajes, del tipo: “dame dinero porque me voy a consumir, y si no me lo das tú, ya veré cómo lo consigo”. 

Al mismo tiempo, las familias deben intentar comunicarse con ellos de modo positivo. No decirles: “Nos estás matando, lo que estás haciendo es un desastre” o “No puedo más, me vas a matar”. Intentar, por el contrario, transmitir al adicto o adicta cómo les afecta su consumo de manera constructiva: “Me siento triste porque me da pena que puedas tirar tu vida por la borda y que no disfrutes de ella como te mereces; que no llegues a ser la persona que puedes llegar a ser, pues eres una persona absolutamente extraordinaria”.

Y por último, también entender los cambios de humor, de ira, las mentiras, dentro del cuadro de la adicción, como parte de la enfermedad, porque son cosas “normales” dentro de esta patología. Cuando el adicto miente, cuando demuestra ira, rabia, se aburre o no tiene ganas de hacer las cosas, son síntomas de que la enfermedad le está pidiendo al cerebro la dopamina que le aporta la sustancia o conducta adictiva. No hay que ceder, pero hay que encajarlas como respuesta del organismo a la demanda de la propia adicción.

Si te gustó el artículo, ¡compártelo!

Redacción

Equipo Adictalia
Comité Editorial | comunicacion@adictalia.es

Escribe un comentario

No se mostrarán tus datos personales, solo tu nombre. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Mantente actualizado sobre las novedades del sector. La salida es colectiva.

Estigma profesional de la adicción: cuando quienes deben cuidar, condenan

Un problema que afecta la atención de las adicciones

Publicado el
Artículo actualizado el
6 minutos

Estigma de las personas adictas: ¿resultado de una sociedad hipócrita?

Estrategias frente a la discriminación por consumo de drogas y hábitos compulsivos

Publicado el
Artículo actualizado el

Politoxicomanía: «Hoy es más fácil encontrar alternativas de combinación de drogas»

¿Qué es la politoxicomanía?

Publicado el
Artículo actualizado el
6 minutos

Qué son las adicciones: más allá de porros, cocaína y alcohol…

¿Qué es una adicción y cuáles son sus causas?

Publicado el
Artículo actualizado el
4 minutos

Las diferencias en el consumo de drogas entre hombres y mujeres

Cómo influye el género en el desarrollo de las adicciones

Publicado el
Artículo actualizado el
11 minutos

Patología dual: “la adicción siempre se manifiesta junto con otros trastornos mentales”

Entrevista con Néstor Szerman, presidente de la Sociedad Española de Patología Dual

Publicado el
Artículo actualizado el
Índice de este artículo