Las 4 fases Deshabituación

La deshabituación: la 2ª fase del tratamiento de adicciones

La deshabituación es la segunda etapa del tratamiento integral de adicciones. Consiste en cambiar de forma progresiva hábitos que llevaban a consumir la sustancia o provocaban una conducta compulsiva.

¿Qué es la deshabituación?

¿Qué es la deshabituación?

La segunda fase del tratamiento de adicciones, la deshabituación, implica romper con las rutinas y hábitos que acarreaban la necesidad de consumir.

La persona adicta debe aprender a controlar y apaciguar la irresistible necesidad de cumplir el ritual compulsivo de su adicción: esnifar, beber, fumar, jugar, ver pornografía… Para ello debe embarcarse en un proceso terapéutico, generalmente de tipo cognitivo-conductual, que le brinde herramientas prácticas a niveles psicológico, emocional y social. Y también de pautas de vida saludable.

Cada persona es única, de la misma forma en cómo responden a los tratamientos. Por tanto, resulta imposible definir tiempos.

En muchos casos también necesitan de apoyo farmacológico para calmar síntomas de la abstinencia, que pueden conducirle a recaer. De esta forma se empiezan a entrenar en un trabajo profundo para reestructurar su vida.

En esta fase la persona debe detectar cuáles son los hábitos y pensamientos que le conducen al consumo; es decir, que le despiertan o facilitan la necesidad de consumir. Así podrá empezar a sustituirlos por otras pautas de rutina, de higiene y de pensamientos más saludables.

En esta fase se empieza a incorporar herramientas, como:

  • Gestión saludable del estrés
  • Reajuste del ciclo del sueño
  • Alimentación equilibrada
  • Actividad deportiva frecuente
  • Identificación de pensamientos y creencias negativos
Lugar

¿Dónde se realiza la deshabituación?

  • Si la persona ha llegado al tratamiento con un grado elevado de deterioro de su vida social, familiar y laboral, la fase de deshabituación generalmente se realiza en un centro de ingreso. Esto es lo más recomendable. Es difícil que pueda completar el plan terapéutico en un entorno doméstico que le condiciona al consumo.
  • Hay casos en que la deshabituación a una sustancia o conducta se realiza sin ingreso. Se trata de personas con una dependencia leve, que pueden mantener la abstinencia en el marco de sus vidas. O cuyas condiciones económicas o personales no le permiten ingresar en un centro. Para ello asisten a recursos especializados como los centros ambulatorios, centros de día, de forma periódica, todas las semanas.

Salir de la adicción es posible con la ayuda adecuada.

Duración

¿Cuánto dura la deshabituación en un tratamiento de adicciones?

La etapa de deshabituación dependerá de cada caso de adicción: de sus características personales, biológicas, psicológicas, sociales… Cada persona es única, de la misma forma en cómo responden a los tratamientos. Por tanto, resulta imposible definir tiempos. Hay casos en que la deshabituación se consigue en 3 meses y otros en que llevan 9 meses. La abstinencia, por supuesto, es un requisito fundamental para iniciar esta etapa.

Obstáculos

Obstáculos para superar la deshabituación

La deshabituación conlleva una toma de consciencia de enfermedad por parte de la persona adicta. Una consciencia de que debe cumplir un proceso terapéutico largo para reestructurar su vida, que implica permanecer en abstinencia. Una claridad respecto a que se sufre una enfermedad que es crónica, que nos acompañará toda la vida y para la cual debemos realizar cambios profundos.

Esta toma de consciencia surge con las sesiones de terapia individual y grupal. Por eso es importante que la persona cumpla este proceso en un ambiente confortable, seguro, controlado, como el que ofrecen los centros de ingreso. De esta manera puede enfocarse al 100% en su recuperación, alejado de los entornos en los que se sentía estimulada a consumir.

Resulta fundamental la motivación personal para cumplir con el tratamiento integral de adicciones. Sin voluntad para salir de la adicción será muy difícil cumplir los objetivos terapéuticos y evitar recaídas. Y aún más, conseguir reconstruir una vida alejada del consumo, con hábitos saludables.

Índice de este página