+2.400 tratamientos iniciados

+15.000 familias ayudadas

+3,8M de lectores/as

Las 4 fases Desintoxicación

1ª fase del tratamiento de adicciones:
la desintoxicación

La desintoxicación es la primera etapa de un tratamiento integral de adicciones. Consiste en abandonar el consumo de la sustancia y superar el síndrome de abstinencia.

¿Qué es la desintoxicación?

¿Qué es la desintoxicación?

La primera fase del tratamiento de adicciones, la desintoxicación, consiste en abandonar el consumo de la sustancia y en conseguir que el organismo se mantenga mínimamente estable en la abstinencia. La desintoxicación suele durar entre 7 y 21 días, y a veces más, dependiendo de factores como el tipo de sustancia, la historia de adicción de la persona, sus características biológicas y psicológicas, entre otros.

Durante esta etapa se manifiesta el síndrome de abstinencia: un cuadro de síntomas físicos y psicológicos desagradables, incómodos, que aparecen cuando la persona deja de consumir el estímulo (sustancia o conducta) al que su organismo estaba habituado. Al interrumpir el consumo, su cerebro compensa la carencia de estímulo, como si se retirara el peso de uno de los lados en un balancín: se produce un desequilibrio. Esto sucede cuando se corta el consumo. La compensación consiste en reacciones fisiológicas que se conocen como vulgarmente como “mono” y que varían según cada adicción.

Al interrumpir el consumo, su cerebro busca compensar la carencia de estímulo, tal que si se retirara el peso de uno de los lados en un balancín: se produce un desequilibrio.

En esta fase inicial se aprovecha para elaborar un diagnóstico preciso de la situación del paciente. Aquí se reúne toda la información relacionada con su vida personal, familiar y social, que servirá para diseñar las etapas siguientes del tratamiento integral de adicciones. 

Dependiendo de la gravedad del caso, los lugares donde la persona puede cumplir esta etapa de desintoxicación pueden ser:

  • En un recurso específico de desintoxicación, como las clínicas detox, o clínicas de salud mental, para casos más delicados. 
  • En un centro de ingreso residencial, como primera etapa del programa (esto es lo más común y recomendable en caso de adicción muy avanzada).
  • En un centro ambulatorio o centro de día, donde no se cuenta con personal médico, en caso de que la adicción sea leve y pueda conseguir la abstinencia sin cortar con su vida.
Duración

¿Cuánto dura un proceso de desintoxicación?

Dependiendo del caso de adicción, el tipo de dependencia y el sitio donde realice la desintoxicación, esta fase puede durar entre una semana y 21 días. Pero este tiempo puede aumentar en algunos casos, en función de las características biológicas y personales.

Obstáculos

Obstáculos para superar una desintoxicación

La primera fase del tratamiento de adicciones, la desintoxicación, se inicia, de forma automática, cuando la persona acepta que necesita ayuda e ingresa en el tratamiento. Una vez allí debe dejar de consumir obligatoriamente. 

A menudo, las familias intentan obligar a la persona a comenzar un proceso terapéutico sin que ella termine realmente de “creerse” que lo necesita. Incluso lo hacen cuando se encuentra en plena negación de la enfermedad. Esta falta de consciencia puede representar un obstáculo serio para el avance en el tratamiento de adicciones. La razón es sencilla: si carece de la convicción de recuperarse, la persona puede sentir fuertes deseos de abandonar el proceso, incluso puede recaer al poco tiempo de conseguir la abstinencia.

Si la convicción de que debe recuperarse está ausente en la persona, ésta puede sentir fuertes deseos de abandonar el tratamiento, no le encontrará sentido; incluso puede recaer al poco tiempo de conseguir la abstinencia.

Por ello, Adictalia considera fundamental que la persona adicta consienta mínimamente que tiene un problema y que debe recibir ayuda profesional para superarlo. Es decir, que tenga “algo” de consciencia de enfermedad. Este estado de “consciencia de enfermedad» puede aparecer por parte de la propia persona, pero otras veces se consigue por medio de lo que se conoce como «amor duro» familiar y cuando esto no es suficiente, podemos contratar la ayuda de un intervencionista de adicciones.

Salir de la adicción es posible con la ayuda adecuada.

En cualquier caso, es crucial que sea la persona la que quiera continuar el tratamiento, la que desee superar la enfermedad. En ocasiones, la persona entra en los centros en estado de negación, y el equipo terapéutico consigue, por medio de técnicas concretas, que adquieran este grado mínimo de consciencia de que deben salir.

Mientras se recupera físicamente de los efectos de anular un estímulo al que su organismo estaba habituado, la persona también acude a sesiones terapéuticas individuales y grupales. En estas sesiones se empiezan a revisar pensamientos y creencias que la conducen a estados emocionales que necesitan aplacar con el consumo. Y, consecuentemente, se busca replantear estos esquemas mentales para conseguir un estado de abstinencia mínimo.



Índice de este página