fbpx

Red Nacional de Apoyo y Soluciones para Adicciones

100% discreción. Tel GRATUITO. L-V 10-19.30H


900 525 727

Ayudar a un familiar adicto que niega su adicción: intervención para ingreso

Home Ayudar a un familiar adicto que niega su adicción: intervención para ingreso

¿Qué hacer cuando nuestro familiar niega su adicción?

En Adictalia ofrecemos en cualquier parte de España la posibilidad de que una persona especialista en adicciones intervenga en aquellos casos en que la persona adicta rechaza toda ayuda. Este proceso se llama intervención para ingreso en centros de desintoxicación y es un recurso eficaz para la familia y quien padece la adicción.

ayudar a un familiar adicto

Al momento de ayudar a un familiar adicto, la negación es uno de los patrones de conducta más habituales con los que podemos encontrarnos. Generalmente, la persona enferma no reconoce que tiene un problema, sino todo lo contrario: piensa que todo el mundo va en su contra y se posiciona en el papel de víctima del sistema.

Otro patrón muy habitual ocurre cuando la persona adicta sí reconoce  que hay un pequeño problema, pero no quieren recibir ayuda. Aquí los comentarios habituales son, entre otros:

  • mi caso no es tan grave como para eso…
  • tranquilos que yo controlo…
  • Yo solo/a puedo conseguirlo…
  • No es para tanto…

Ante estas evasivas, quienes quieren ayudar a un familiar adicto generalmente intenta hacer entrar en razón a éste por medio de conversaciones. La mayoraía de la veces estas situaciones suelen acabar en discusiones y fuerte tensión familiar.

En esta situación, la persona adicta siente una gran presión y adopta una actitud de rechazo automática. Incluso puede terminar protagonizando episodios violentos, mostrando así su lado más agresivo y aislándose. Entonces, la comunicación se vuelve imposible y la familia entra en una fase de desesperación.

En este punto, sólo una intervención familiar en adicciones puede ayudarnos a reconducir la situación.

ayudar a una persona cercana con adicción

¿EN QUÉ CONSISTE LA INTERVENCIÓN FAMILIAR PARA AYUDAR A UN FAMILIAR?

Una intervención familiar consiste en un proceso en el que se realiza un exhaustivo estudio de la situación por parte de un profesional intervencionista en conjunto con quienes desean ayudar a un familiar adicto. Esta persona tiene un perfil especializado en adicciones, incluso ha sido alguna vez adicta y ha vivido en carne propia todo el proceso de recuperación. Entre ella y la familia acuerdan un plan de acción efectivo que genere un cambio de conducta en la persona adicta.

El proceso de intervención debe comenzar en casa con la familia y ha de hacerse desde la comprensión y el cariño, pero siempre con firmeza. Y nunca con reproches ni juicios.

Al inicio se procede a una psicoeducación familiar, para dotar al entorno cercano de la persona adicta de pautas y herramientas adecuadas para conocer y entender la enfermedad en profundidad. Así como los patrones de conducta habituales en la adicción. El objetivo de esta etapa apunta a romper la barrera de la negación, por un lado. Y, por otro, a que la persona que está sufriendo la adicción reconozca que tiene un problema y acceda a ponerse en tratamiento para cambiar sus hábitos destructivos y, por tanto, su vida.

intervención familiar para ayudar a un adicto
Foto de lalesh aldarwish en Pexels

Con la etapa de psicoeducación familiar proporcionada por el intervencionista especialista en adicciones conseguimos que el paciente comience un proceso de concienciación. Así, cuando le comunican que va a tener una reunión con un intervencionista, la persona adicta muestra una actitud receptiva. Y el proceso se realiza de una forma “pacífica” posible, fluye de manera más fácil, con lo que las posibilidades de éxito de la intervención aumentan.

Sin embargo, en otras ocasiones se juega con el factor sorpresa, y se realiza la intervención sin anticiparle nada a la persona adicta. Esta forma de proceder puede ser, según el caso, más conveniente para conseguir el éxito del proceso: que el o la adictos se pongan en tratamiento.

En todo caso, las decisiones se tomarán siempre bajo un meticuloso estudio. El intervencionista y la familia trabajarán en equipo para acercarse al paciente y que éste no nos vea como un “enemigo”, sino como su mejor opción. Es decir, que nos aprecie como la vía más conveniente para alcanzar una vida más sana, alegre, llena… íntegra. Aunque en el momento puede que ni siquiera reconozca la gravedad de la situación en la que se encuentre.

Ayuda compartiendo

Te escuchamos.
L-V de 10-19.30H


900 525 727